CONSEJOS DE VIAJE

Viajar a Europa: ¿qué riesgos hay para la salud?

Es importante una higiene personal adecuada, la elección cuidadosa de los alimentos y la protección contra los mosquitos y las garrapatas, dicen dos especialistas.

FOTO: PIXABAY [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Publicado el 2 de octubre de 2019

Aunque uno no cuenta con ello, también en algunos países europeos se pueden contraer enfermedades infecciosas de las que ni sospechamos. Por lo tanto, antes de emprender un viaje y durante la estadía hay que tomar ciertas precauciones. Es importante una higiene personal adecuada, la elección cuidadosa de los alimentos y la protección contra los mosquitos y las garrapatas. Las enfermedades que uno puede contraer en un viaje son aquellas a los que los viajeros no están normalmente expuestos en su país de origen, explica Christian Schönfeld, médico del Instituto de Medicina Tropical del Hospital Universitario Charité en Berlín.

Las enfermedades dependen muchas veces de los estándares de higiene y del clima en los lugares de destino. La diarrea puede producirse en cualquier parte, también en Europa, advierte Schönfeld, quien explica que las condiciones de higiene pueden variar de país en país. «Es más probable que uno contraiga enfermedades infecciosas en el sur del continente», agrega. Para prevenir enfermedades, lo más importante es lavarse las manos regularmente y a fondo con jabón. «El jabón elimina la suciedad y la grasa y los gérmenes y patógenos que se encuentran debajo», indica el especialista. Una vez que la capa superior de suciedad fue removida de la piel se puede usar un desinfectante como segundo paso, añade.

El médico también aconseja tomar precauciones al beber agua de la canilla. «En Alemania el tratamiento de aguas pasa por varias procesos en plantas purificadoras. En otros lugares puede ocurrir que sea bombeada directamente del suelo», aclara. En caso de duda, es conveniente hervir el agua potable o comprar agua embotellada. Los alimentos que se riegan con agua subterránea no deben consumirse ya que pueden estar infectados por bacterias y virus. Esto incluye, por ejemplo, las hojas de lechuga. En tanto, las frutas deben comerse sin cáscara y las verduras deben estar bien cocidas antes de consumirse. Si no se quiere prescindir de algo fresco, se puede verter agua hirviendo sobre los tomates antes de prepararlos. Esto mata a la mayoría de los patógenos.

El jabón también ayuda en caso de haber sido mordido por un animal. «Si se lava la herida con jabón durante 10 a 15 minutos después de haber sido mordido por un perro se pueden eliminar muchos gérmenes y se reduce fuertemente el riesgo de infección», observa Schönfeld. «Si en la herida estuviese presente el virus de la rabia, sería parcialmente eliminado por el jabón», explica, ya que el jabón elimina la grasitud que potencia el poder infeccioso del virus de la rabia. Es importante que los turistas se protejan con las vacunas estándar. Las personas mayores y aquellas que están en situación de riesgo deben vacunarse contra la gripe. Además, al sur de los Alpes y al este del río Oder es conveniente vacunarse contra la hepatitis A», aconseja Schönfeld.

En cuanto a los mosquitos y las garrapatas el especialista comenta que hay alrededor de 3.500 especies de mosquitos en todo el mundo, de las cuales unas 50 se encuentran en Alemania. Sin embargo, «el cambio climático y la globalización favorecen la introducción de especies no autóctonas», sostiene. La ropa larga es particularmente útil contra las picaduras de mosquitos y las posibles infecciones virales. También los mosquiteros ayudan contra los mosquitos nocturnos. Schönfeld recomienda protegerse tanto de día como de noche, ya que tanto los mosquitos activos diurnos como los nocturnos transmiten enfermedades. Los repelentes de mosquitos son eficaces porque aseguran que los insectos ya no perciban el olor de los humanos. También son eficaces contra las garrapatas nativas.

«Cada especie de garrapata tiene su propio repertorio de patógenos», explica Ute Mackenstedt, especialista en parasitología de la Universidad de Hohenheim. Por ejemplo, la garrapata de la madera transmite principalmente borreliosis y la meningoencefalitis (TBE) a principios del verano. Esta especie de garrapata se encuentra en toda Alemania, y «el 90 por ciento de los casos de TBE se producen en Baden-Wurtemberg y Baviera», precisa la parasitóloga. Sin embargo, las zonas de riesgo de TBE se están extendiendo hacia el norte y el Instituto Robert Koch de enfermedades infecciosas en Berlín recomienda vacunarse contra la meningoencefalitis. Todavía no existe una vacuna contra la enfermedad de Lyme. (dpa)

Seguí leyendo:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 10 =