Hábitat y Medio Ambiente

El aumento del nivel del mar podría desaparecer la legendaria Alejandría

La segunda ciudad más grande de Egipto, que sobrevivió a invasiones, incendios y terremotos, ahora es víctima del cambio climático.

Fotos: Pixabay [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Publicado el 12 de septiembre de 2019

Alejandría, legendaria ciudad fundada por Alejandro Magno hace más de 2.000 años y que sobrevivió a invasiones, incendios y terremotos, ahora está amenazada por la suba del nivel del mar causada por el calentamiento global y el derretimiento de los casquetes polares árticos que amenazan seriamente sus cimientos. Según el ministerio egipcio de Recursos Hídricos y de Irrigación, el nivel del mar subió en promedio 1,8 milímetros al año hasta 1993. En el curso de dos décadas sucesivas llegó a 2,1 milímetros al año y desde 2012 alcanzó los 3,2 milímetros que bastan para amenazar los cimientos de la ciudad, según los expertos.

“El terreno sobre la que está construida Alejandría, junto al Delta del Nilo circundante, se está hundiendo aproximadamente a la misma velocidad, en parte a causa de diques que impiden el suministro de cieno (elemento similar a la arena y a la arcilla) y la extracción de gas natural”, explica la agencia Ansa. “Esto agrava los efectos del ascenso del nivel de las aguas, con consecuencias potencialmente catastróficas, advierten los entendidos”.

De acuerdo con los datos proporcionados por el grupo intergubernamental de la ONU sobre Cambio Climático, los niveles globales del mar podrían aumentar de 0,28 a 0,98 metros en 2100, con «graves implicaciones para las ciudades costeras, los deltas y otros Estados» considerados en riesgo.

Entre esos sitios se encuentra Alejandría, que con 5 millones de habitantes es la segunda ciudad de Egipto y su principal puerto, a la que el aumento del nivel del mar amenaza con inundar los barrios y los sitios arqueológicos más antiguos como Qaitbay, una ciudadela medieval construida sobre las ruinas del faro de Pharos y frente a la moderna Biblioteca de Alejandría. Conforme a un estudio publicado el año pasado, en 2050 estarían inundados hasta 734 kilómetros cuadrados del Delta del Nilo y 2.660 kilómetros cuadrados a fines de este siglo.

“Los sitios de antigüedades de la ciudad, aquellos que sobrevivieron a su tumultuosa historia, también están bajo amenaza”, explica el diario árabe Daily Star. “El faro de Pharos, una vez entre las estructuras artificiales más altas y una de las siete maravillas del mundo antiguo, fue derrocado por un terremoto en el siglo XIV. La famosa Biblioteca de Alejandría se quemó cuando Julio César incendió una flota enemiga en el 48 a. C”. “Pero la ciudadela de Qaitbay, una fortaleza medieval construida sobre las ruinas del faro al final de una estrecha península que se adentra en el mar, todavía se cierne sobre el extenso puerto central de la ciudad, justo, un centro de investigación inaugurado en 2002.

Los residentes que habitan en las áreas a nivel del mar están afrontando las consecuencias y muchos de ellos debieron reconstruir su propia casa varias veces. Hecho éste que empujó a las autoridades a actuar rápidamente ordenando erigir barreras de cemento en el mar para frenar las olas e instalar otras medidas de protección a lo largo de la costa con un costo total de 125 millones de dólares. «Sin estas barreras, las casas y los edificios frente a la costa estarían ya dañados», explicó el responsable del ente para la protección costera, Ashour Abdel Karim, citado por Ansa. Un residente de 52 años del vecindario de Shatby dijo que ha reparado su casa de tres pisos dos veces desde las inundaciones de 2015: “Sabemos que es arriesgado. Sabemos que toda el área estará bajo el agua, pero no tenemos alternativa”.

Sayed Khalil, un pescador del vecindario de 67 años, dijo a la Associated Press que las casas se inundan con agua de mar todos los inviernos en los últimos años, tanto desde la costa cercana como desde un canal que atraviesa el área. “Es difícil imaginar que el-Max estará aquí en unas pocas décadas”, dijo Khalil. “Todas estas casas podrían desaparecer. El área que ves ahora será un museo submarino”. “Cada año, las olas son mucho más fuertes que el año anterior», dijo Abdel-Nabi el-Sayad, un pescador de 39 años. “No vimos ninguna mejora. Simplemente obligaron a la gente a irse”.

D.S.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =