Contra el «overtourism»: Ámsterdam quiere prohibir que los extranjeros compren cannabis

La alcalde está buscando apoyo político para evitar que la droga sea el principal motivo por el que los extranjeros visitan la ciudad.

Ámsterdam quiere prohibir los tours por la zona roja y que los extranjeros compren cannabis. FOTO: PIXABAY [ Ver fotogalería ]

Ficha

(14/02/2020) La ciudad holandesa de Amsterdam no permitirá que los extranjeros compren cannabis, la nueva propuesta lanzada por la alcalde de la ciudad poco después de que su gobierno anunciara que los tours para ver a las prostitutas posar en las ventanas en el barrio rojo son “irrespetuosos” para las trabajadoras sexuales y serán prohibidas a partir del 1 de abril.

El alcalde de Amsterdam busca obtener el respaldo político para su limpieza del concurrido “barrio rojo” al revelar que un tercio de los turistas extranjeros y casi la mitad de los británicos tendrían menos probabilidades de visitar la ciudad nuevamente si se les prohibiera comprar cannabis en las cafeterías. Femke Halsema, quien quiere reducir el número de puntos de venta de cannabis, publicó los resultados de la encuesta anunciando su intención buscar las formas de reducir la atracción del consumo de drogas a los turistas.

Amsterdam está luchando para hacer frente a los enormes números que visitan el centro de la ciudad hasta el punto de que sus atracciones ya no se promocionan. Hogar de 1,1 millones de personas, la ciudad atrae a más de 17 millones de visitantes al año, la mayoría de los cuales llegan con el objetivo de comprar y consumir cannabis. El municipio está particularmente interesado en disuadir a los visitantes extranjeros de aprovechar la gedoogbeleid -«política de tolerancia»-, hacia el cannabis.

La encuesta realizada por la oficina de investigación, información y estadísticas de Ámsterdam sugiere que el 34% de todos los que visitan el área de Singel, donde se encuentra la Zona Roja, irían con menos frecuencia a la ciudad si no se permitiera a los extranjeros comprar cannabis en las cafeterías, mientras que el 11% nunca volvería a venir. De los visitantes británicos encuestados, el 42% dijo que regresarían a Ámsterdam con menos frecuencia.

Entre los encuestados de todas las nacionalidades, el 40% dijo que ya no usarían «hachís o marihuana» en sus visitas si se aplicara dicha prohibición en la ciudad holandesa. Uno de cada cinco (22%) dijo que pediría que algún local fuera a la cafetería en su lugar, y el 18% dijo que encontrarían otra forma de comprar el medicamento. En tanto, la mayoría de los cuales (57%) dijo que consideraban que los coffee shops desempeñaban un papel importante en su elección de venir a Amsterdam.

«Para los visitantes británicos, las cafeterías son, con mucho, la razón principal más mencionada para venir a Amsterdam (33%)», dijo la oficina de estadísticas. “Citan caminar o andar en bicicleta por la ciudad con menos frecuencia como la razón principal (21%) que el promedio (32%) y, por el contrario, indican con mayor frecuencia que un viaje barato fue la razón principal (11% en comparación con 6% de media)”.

Más allá del distrito de canales de la ciudad, que está muy poblado por turistas e inculcado con lo que se considera una cultura cada vez más sórdida, Halsema está tratando de lidiar con la paradoja de la política de tolerancia holandesa. Si bien las cafeterías autorizadas pueden vender cannabis en sus instalaciones, la producción de la droga es ilegal, informó The Guardian. Esto ocurre días después de que el ayuntamiento prohibiera las visitas turísticas a la zona roja porque “es irrespetuoso tratar a las trabajadoras sexuales como una atracción turística”.

Además, se votó para restringir el tamaño de los tours con licencia y prohibirles detenerse en lugares concurridos, como puentes estrechos, frente a hogares y en las entradas de tiendas y restaurantes durante el horario de apertura. Al momento, se realizan 115 visitas guiadas en el la zona roja todos los días y la mayoría de los residentes y las empresas dicen que estos tours son molestos, mientras que las trabajadoras sexuales se quejan del comportamiento abusivo y de las fotografías tomadas sin su consentimiento. Los guías que infrinjan las reglas recibirán una multa. (DS)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 14 =