ARGENTINA / RUTAS GASTRONÓMICAS

La Ruta de la Leche en los campos santafesinos

Estancias que invitan a recorrer sus tambos, degustar exquisitos derivados, y conocer algunos de sus secretos.

Unos 4.000 establecimientos invitan a recorrer sus plantas artesanales e industriales, degustar exquisitos derivados, y aprender algunos de los secretos que hacen a la cultura de esta actividad. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: , ,

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para: , ,

La mayoría de los campos y antiguas estancias de la Provincia de Santa Fe ofrecen al turismo diversas actividades recreativas en sus establecimientos para disfrutar de una imperdible estadía, que conectará al visitante con la tradicional rutina que hace a la cultura criolla. Desde participar en el cuidado de animales, hasta ser protagonistas de las prácticas agrícolas. Rodeadas de naturaleza virgen y preparadas para brindar las máximas comodidades, ofrecen caminatas, domas, paseos a caballo y avistajes de flora y fauna, además de poseer piscinas y canchas para diversos deportes.

Sin embargo, uno de los atractivos más innovadores propone al viajero recorrer el gran complejo lechero que se erige en el centro oeste provincial, a no más de 160 kilómetros de la ciudad Capital. Se trata de 4.472 tambos que actualmente producen 2,5 millones de litros de leche, que se procesan en 181 plantas, entre las más importantes de la Argentina.

El itinerario recorre varias localidades, donde sumar visitas a interesantes museos, centenarias capillas y escuelas no tradicionales para aprender el arte de esta milenaria actividad con raíces inmigrantes, que comienza con el ordeñe para luego convertirse en exquisitos productos.

Promocionado como la Ruta de la Leche, con establecimientos de producción artesanal e industrial que son referentes a nivel mundial, es un itinerario turístico que permite conocer de manera lúdica la historia de esta región litoraleña. Con base en Rafaela, Sunchales, Esperanza, Moisés Ville, Humberto Primo, Ramona y Ataliva, entre muchas otras localidades, la iniciativa rescata gran parte de la idiosincrasia santafesina. Tierras en la que hace unos 150 años se instalaron numerosas familias italianas, suizas y alemanas que conformaron una amplia diversidad cultural junto a los criollos.

Organización agrícola

Una de los portales para dar inicio a este recorrido con base productiva es Esperanza, creada a partir de un contrato de colonización en 1853 que permitía el ingreso de las familias europeas, a las que se les brindaba una parcela para comenzar a trabajar, dando vida a la Primera Colonia Agrícola Organizada de la Argentina. En esta zona es posible asistir a tambos artesanales, así como a plantas de gran escala, con producciones de queso de oveja, muzzarella de búfalo y leche de vaca.


Ver La Ruta de la Leche en un mapa ampliado

Para sumar, está el Club Hípico, donde se puede caminar por las caballerizas y pistas de salto, así como montar, cepillar y alimentar a los animales. En el establecimiento Los Rosales, se visitan los cultivos de frambuesas, un lumbricario, una huerta orgánica y un tambo familiar. La parada siguiente es Rafaela, en el departamento de Castellanos, donde el auge de los tambos surgió con la Primera Guerra Mundial, cuando a los establecimientos los denominaban “nueserías” y “cremerías”.

Para ver, está la Catedral reconstruida totalmente en 1912, el Museo Histórico Municipal, el Museo Usina del Pueblo, que preserva la tecnología empleada durante décadas para la provisión de energía eléctrica, el Museo de Bellas Artes y el Museo de la Fotografía, uno de los más antiguos del país.

Meca de las cooperativas

La ciudad de Sunchales representa para la región un importante hito en lo que respecta a la producción tambera. Fue donde los trabajadores decidieron agruparse en cooperativas para dar mayor rentabilidad al mercado. Y ante la ausencia de una fábrica, decidieron crear lo que hoy es la planta de SanCor -la cual se puede visitar- siendo entonces 16 participantes, que actualmente llegan a ser miles.

Como complemento del recorrido, se sugiere una parada en las fábricas de dulce de leche y chocolate, donde apreciar el ciclo productivo y degustar los exquisitos manjares argentinos. Es en esta ciudad donde también se encuentra la primera cosechadora automotriz del mundo, creada por Alfredo Rotania en 1929 y reacondicionada por la empresa alemana Claas.

Algunos de los establecimientos para visitar son la Granja Ecológica, La Mary, El Brete, Don Enrique y La Vaca Pascualita. Por último, la plaza Libertad es el gran pulmón verde donde se conserva un legendario cañón, y el Museo Histórico Provincial Basilio Donato, con un rico patrimonio.

Secretos de elaboración

En Humberto Primo los productores también se unieron en cooperativas. Y, además de los tambos regionales, ofrece para las visitas el Instituto de Tecnologías Lácteas, uno de los tres existentes en el país, donde aprender a hacer con sus propias manos quesos, yogurts y el típico dulce de leche argentino.

Es protagonista de la tradicional fiesta de la Bagna Cauda, cuyos organizadores invitan a recorrer su campo. La Cooperativa La Humbertina, sorprende con una planta de alimentos balanceados para ganadería. Muy cerca, la localidad de Ramona ofrece al turista conocer las originales tierras compradas por Ernesto Tornquist en 1887, para dar inicio a una incipiente industria cerealera y ganadera.

Con la crisis del ’30, los productores locales se inclinaron por los tambos y actualmente se encuentra en la zona la reconocida firma Remolac, la cooperativa La Triestina y la empresa familiar El Topito. Como adicional, el Museo Histórico Comunal y Agrario, el Parque de la Maquinaria Agrícola, la Iglesia San Ramón Nonato y la Plaza Sarmiento, en las tierras que son sede de la llamativa Fiesta Provincial de los Ravioles, cada agosto.

Granjas y fábricas

Para cerrar el circuito, es posible elegir otras localidades que también son de vital importancia en esta variada cuenca lechera.

  • Moisés Ville, una de las primeras colonias judías de la Argentina, fue pionera en utilizar la alfalfa como principal sustento de alimentación para las vacas.
  • Eusebia, propone un atractivo recorrido por su Museo Regional y de la Historia de la Producción.
  • Tacuaral posee una importante fábrica de quesos artesanales.
  • Humboldt sobresale por sus raíces alemanas y sus importantes tambos.
  • Franck, con sus industrias lácteas. Y, Progreso, con la Fiesta Provincial del Queso.
  • En Colonia Pujol, resulta imperdible un paseo por la granja bio-experimental veterinaria, donde se ofrecen suculentos desayunos y se explican los distintos proyectos productivos con cerdos, ovejas, cabras, búfalos y equinos.

 

En agenda

  • Del 5 al 9 de octubre se desarrolla, en El Trébol, la Fiesta Nacional de la Ordeñadora, con exposiciones y encuentros culturales.
  • Del 7 al 18 se desarrolla en Rosario la Feria Artesanal del Mundo y de Comunidades Indígenas.
  • Durante la primera quincena, Esperanza es sede de la Fiesta Provincial del Moncholo, y San Jorge de la Fiesta Nacional de los Productores de Miel.

Dónde dormir

Tanto en Santa Fe de la Vera Cruz como en Rosario, es posible encontrar hospedajes de alta gama de hasta 250 dólares, opciones intermedias entre 50 y 123, y otras económicas en hostels o campings, entre 10 y 15.

 

Otras rutas gastronómicas en Argentina

 

Información: Gentileza de TurNoticias

7 Comentarios en “La Ruta de la Leche en los campos santafesinos

Deja un comentario