BRASIL 2014

Futbol, viajes y caipirinha

Carne seca, mariscos y frutas tropicales: un viaje gastronómico por las doce sedes de la Copa Mundial de Fútbol 2014. Fotos

El célebre Pan de Azúcar, en Río de Janeiro. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para: , , , , ,

Por Analia Melgar (*)

Durante el Mundial de Fútbol 2014, no sólo se podrá disfrutar de los mejores jugadores. La sede del encuentro, Brasil, tiene una geografía tan rica como su gastronomía. En cada una de las doce ciudades donde se jugarán los partidos hay ingredientes, sabores y preparaciones diferentes.

En Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, no es fácil decidir a cuál de sus numerosos bares entrar para tomar un tira-gosto. Estos exquisitos aperitivos bien pueden acompañarse con una cachaza.

Entre las pequeñas sabrosuras, se encuentra el pan de queso, cuya combinación de harina de mandioca y queso dentro de la receta recuerda al chipá. La diversidad de quesos que puede conseguirse en su Mercado Central también se refleja en otra de sus variedades que se sirven en las picaditas, el queso canasta, también como complemento de un café al paso.

En ese plan de ir degustando pequeñas cosas, hay que meter la cuchara dentro del tutu a mineira, la receta local para preparar frijoles (porotos) refritos: siguiendo la tradición minera del estado, van acompañados generalmente de huevos hervidos y tocino salteado. ¿Qué más? Feijão-tropeiro (plato con frijoles, harina de mandioca y carne seca, que existe desde la época de la colonia) y angu (a base de harina de maíz).

Punto obligado durante la Copa del Mundo FIFA 2014, el Distrito Federal, Brasilia, es como todas las capitales del mundo, la oportunidad de probar de todo, pues la gastronomía es absolutamente internacional. Más específica es la mesa de Cuiabá, dentro de Mato Grosso, próxima a la selva de Amazonas y con un clima tórrido

Allí, es impostergable probar los pescados de los ríos de la región (pacú, dorado, pintado y piraputanga), servidos fritos, en caldos o envueltos en hojas de plátano. La abundancia de bananas las hace aparecer en muchas de las preparaciones, combinadas con carne y harina de mandioca. El María Isabel es un plato típico con carne seca y arroz. Y la tradición de cultivos de caña de azúcar se refleja en varios preparados de dulces y pasteles, con frutas como guayaba, papaya y coco.

Ya en pleno estado de Amazonas, en Manaus, es la oportunidad de probar, tanto sentados a una mesa como en los puestos callejeros, productos de la exuberante naturaleza. Los pescados de agua dulce son generosos: el tambaqui (que es el pacú negro) llega a pesar 35 kg, mediano porte el del tucunaré y más pequeños pero gustosos, el matrinxã y el jaraqui.

El fruto de la palmera açaí, otras pequeñas granadas como la araçá, la abacaba (con apariencia de arándano) y muchas otras frutas tropicales –cupuaçú, graviola, buriti– surgen de esta tierra fecunda para hacer dulces y jugos.

En Curitiba, capital de Paraná, los 600 mil turistas que podrían llegar a Brasil durante la Copa 2014 seguramente irán al barrio Santa Felicidad, donde se concentran restaurantes de estilo internacional que reflejan la diversa inmigración que recibió esta gran ciudad, sobre todo en los siglos XIX y XX.

En Fortaleza, Ceará, bien en el Norte y sobre el mar, hay pescados y mariscos en diversos formatos. Camarón, cangrejo y ostras no son una rareza. La moqueca es clásico desde los pueblos indígenas: este guiso de pescado encuentra su pleno sabor con cebollas, ají, cilantro y leche de coco. La pelota rodará de un extremo a otro, para satisfacción del paladar, entre Río Grande do Sul y Río Grande do Norte. En Porto Alegre impera la buena carne, sobre todo vacuna, y el charque, carne seca preparada con arroz.

En contraste, las bellas playas de Natal son propicias para las ostras, las langostas, el cangrejo (con el que se prepara una sustanciosa sopa) y el camarón (combinado con coco). También sobre las arenas del Norte, en Recife, Pernambuco, hay productos del mar y asimismo postres hechos a base de guayaba y maní. Una curiosidad, la buchada de bode: vísceras de cabra cocidas dentro de la tripa del propio animal usada como bolsa.

Y, para completar las 12 sedes de la Copa 2014, tres gigantes de Brasil –Río de Janeiro, con su estadio Maracaná; Salvador de Bahía; y San Pablo, con su otro espacio famoso, el estadio de Corinthians, tienen una cultura y, por tanto, una cocina multicultural, donde se puede encontrar de todo. Conviene no dejar de probar platos, por supuesto, la clásica feijoada (suculenta, con su inconfundible color negro) y otras recetas en las que abundan las especias. Para todo, a brindar con una sabrosa y helada caipirinha, ¡y que gane el mejor!

– GALERÍA DE IMÁGENES

– Lea todas las notas sobre Turismo en Brasil

 

(*) Nota publicada en el Suplemento Turismo del Diario PERFIL el sábado 6 de octubre de 2012