El “hotel fantasma”, símbolo de la ambición norcoreana

Planea abrir sus puertas en dos o tres años en un país donde el turismo el limitado y controlado militarmente. Fotogalería.

El proyecto del hotel Ryugyong, que tiene forma de pirámide, incluye 3,000 habitaciones en 105 pisos. Foto: AFP [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:


Ver mapa más grande

Por Darío Silva D'Andrea

En el centro de Pyongyang, capital de Corea del Norte, se encuentra el imponente Hotel Ryugyong, que lleva 25 años en construcción. Durante muchos años (hasta ahora) pocos en aquella nación de Oriente, gobernada por una rigurosa dinastía comunista conocían el interior de este majestuoso edificio, al que llaman “hotel fantasma” o “el hotel maldito”.

La obra comenzó en el año 1987, pero el proyecto se suspendió durante 16 años por falta recursos. No fue hasta el 2008 cuando reiniciaron las labores y actualmente es considerado por sus críticos como uno de los símbolos de las ambiciones frustradas del gobierno norcoreano.

Según el sitio de noticias BBC Mundo, cuando se dibujaron los planos, la intención era demostrar al mundo a través del Ryugyong que Corea del Norte era un país próspero y moderno. Sin embargo, se presentaron otras prioridades que hicieron que la construcción del Ryugyong quedara en el olvido. Permaneció intacto hasta que hace cinco años se implementó un “programa de embellecimiento” de la ciudad.

Pero las fotografías tomadas por Koryo Tours, una compañía con base en Beijing que se especializa en visitas guiadas por Corea del Norte, muestra un amplio lobby de concreto, completamente vacío, en el que sólo destacan unas barreras metálicas dispuestas en el borde de cada piso.

Corea del Norte intenta, muy lentamente, quitarse el mote de “peor país del mundo” que le dieron en Occidente. El turismo no está prohibido (pueden ingresar 1.500 turistas por año) pero está limitado por una serie de condiciones increíbles: está prohibido tomar fotos, ingresar revistas o diarios extranjeros y es obligatorio acudir a rendir honores (con una pronunciada reverencia) ante la gigantesca estatua del “Gran Líder” Kim Il-Sung, fundador de la dinastía comunista que aún pervive en su nieto, Kim Jong-un.

Aunque el Gobierno coreano controla férreamente todo el turismo que accede al país y es necesario solicitar un visado antes de entrar, en rara ocasión estos visados son denegados (a menos que se trate de un periodista o un estadounidense). Hay varias agencias de viaje especializadas en organizar viajes a Corea del Norte, como por ejemplo Korea Konsult,Koryo Tours o Regent Holidays, aunque también puedes solicitar participar en las exclusivas excursiones organizadas por el propio Gobierno Norcoreano.

Una vez allí, el turista debe permanecer todo tiempo acompañado por los guías que le asigna el gobierno, que hablan varios idiomas, y acompañan al viajero a lo largo de toda su estancia en el país, durmiendo incluso en el mismo hotel. Los turistas no pueden andar solos por las calles de ninguna ciudad, por lo que para cualquier escapada del hotel hay que pedir un permiso al guía, que seguramente lo acompañará.

Las cámaras de video están prohibidas, al igual que los celulares (que son confiscado al entrar al país y devueltos al salir). Se puede ingresar con computadora portatil y cámara de fotos, aunque para fotografiar hay que pedir permiso al guía. Lógicamente, tiene órdenes de no permitir sacar fotos ni a la pobreza ni a los militares.

CONOCÉ EL RYUGYONG EN FOTOS

Seguinos en Twitter: @TurismoPerfil

13 Comentarios en “El “hotel fantasma”, símbolo de la ambición norcoreana

  1. Pingback: Turismo “extremo” en el país más desconocido y hostil del mundo | Turismo

Deja un comentario