PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Lobos, imperdible todo el año

Fue territorio explorado por jesuitas y cuna de uno de los políticos argentinos más influyentes. Su laguna, paraíso de pesca. Fotos

Para alcanzar esta terapia antiestrés, desde Buenos Aires se toman las autopistas Ricchieri y Ezeiza-Cañuelas y la RN 205. En total: 103,3 kilómetros. Foto: Secretaría de Turismo de Buenos Aires [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: , , , días

Cuándo ir:

Con quién ir: , ,

Ideal para: , , , ,


Ver mapa más grande

Por Hernán Carbonel (*)

Muchos pueblos y ciudades de la provincia de Buenos Aires comparten su origen: la arriesgada empresa de un tenaz aventurero o la línea de fortines para la lucha contra “el indio”. Lobos adscribe a ambos.

En 1740, el Padre Folkner –jesuita– visitó los campos del centro provincial. De sus apuntes, se cree, deviene el nombre de la ciudad: la presencia de nutrias dio a confusión y se tomó a los mamíferos que menciona no como lobos de mar sino de agua dulce.

Por esos años, en 1779, fue levantado el Fortín de San Pedro de Los Lobos, entreverado con el ganado cimarrón, las primeras casonas de campo, los malones de araucanos trasandinos y la Conquista del Desierto.

Paseo acuático

El principal atractivo turístico de Lobos es la laguna, situada a 15 kilómetros del casco urbano, con acceso desde la Ruta 205 por pavimento. Es un espejo de agua de cientos de hectáreas, con una imagen de profunda serenidad, donde la mañana propone, la tarde canta y el atardecer suaviza.

Está rodeada por abundante vegetación, con muelles, rampas para botes, murallón para pescadores, juegos para chicos, mesas y parrillas, proveedurías, restaurantes y demás comercios.

Por supuesto, en presencia de la majestuosa laguna, las principales actividades son la pesca (de pejerreyes, carpas, dientudos, tarariras, bogas, bagres y mojarras) y los deportes náuticos.

En diciembre se celebra la Fiesta del Pescador Deportivo, con la elección de la reina y un show musical sobre escenario acuático.

Cuna peronista

Aunque alguna trasnochada teoría sostenga que el hombre que cambió para siempre la política argentina nació en Roque Pérez, la historia oficial dice que Juan Domingo Perón llegó a la vida en Lobos un 8 de octubre de 1895, en una caserón de estilo italiano ubicado al 1380 de la calle Buenos Aires, a sólo tres cuadras de la plaza principal, hoy convertida en museo.

La misma plaza, bautizada con el nombre “1810”, mira, como en cualquier urbe del interior de la provincia, al club social, el Banco Nación, el palacio municipal con su estilo art déco y a la iglesia.

A su alrededor, callecitas con adoquines y opciones gastronómicas: pizzerías, restaurantes, parrillas y resto-bares.

Jornada a puro campo

Dos perlas que guardan los alrededores del núcleo urbano son sus antiquísimos cascos de estancia. La Candelaria es la más famosa entre ellas. Se trata de un castillo del siglo XIX de estilo normando, con fachada de gótico inglés y torres en las esquinas, obra del arquitecto francés Alberto Favre, circundado por un parque diseñado por –quién si no– el incansable Carlos Thays, con 240 especies arbóreas.

A las habitaciones en el castillo se suman las coloniales, los bungalows del bosque, el molino holandés y la casa del sol. También capilla, canchas de fútbol, tenis y vóley, piletas de natación, paseos en carruaje, caballos y bicicletas. La cocina es internacional y criolla. El lugar fue elegido para filmaciones de novelas y películas, casamientos y eventos de celebridades.

En la localidad de Antonio Carboni, a 30 kilómetros de Lobos por Ruta 41 y luego con acceso de tierra, está Santa Rita, hotel de campo con un casco principal reciclado y un bosque centenario de 40 hectáreas, lago y puente, recorridos en carros y a caballo, piscina, bicicletas, canchas de pelota vasca y pelota a paleta, área para niños, visitas guiadas, trekking, safari fotográfico y avistaje de aves. La cocina cruza platos del menú argentino e internacional y productos elaborados en la misma estancia.

 

(*) Nota publicada en el Suplemento Turismo del Diario PERFIL el sábado 13 de octubre de 2012

Un comentario en “Lobos, imperdible todo el año

  1. Lobos | 29/01/2013 | 21:48

    Esta ciudad no ofrece nada interesante al turista, no pierdan tiempo y dinero.

Deja un comentario