Terapias acuáticas en Tigre, isla slow

En el Delta del Paraná, la navegación, el remo y el spa acuático son propuestas novedosas.

reconversion. El Delta siempre vivió de la horticultura; ahora el turismo es su principal ingreso. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Ideal para:

Por Mónica Martin

Si bien es cierto que las 4 mil piezas que atesora el Museo Naval de la Nación, en Paseo Victorica 602, de Tigre, testimonian que la historia de la navegación en buena parte, pasa  por el Delta del Paraná, aguas adentro de la red fluvial, las cosas se están modernizando.

“Los turistas vienen todo el año y a veces llegan y piden ‘algo tranquilo’, caminatas, comida nacional. Enseguida les aclaro que acá no hay cuatris, ni jet ski y que el slow food lo inventamos los isleños”, exagera Rosana Di Mecola, coordinadora general del  emprendimiento Deltaventura (info@deltaventura.com), que ofrece pasar un día sin una gota de estrés en una casona de 1898, sobre el Arroyo Caraguatá.

Con el apoyo de la Secretaría de Turismo del partido de Tigre, varios espacios están  lanzando una nueva modalidad para interactuar con el río de un modo diferente.

Por su parte, Mutare (consultas@mutare.com.ar) lanzó un novedoso paquete “isleño” que  combina spa sobre una embarcación, remoterapia, yoga, meditación, reflexología, tratamientos de belleza con frutos y chocolates, menú hindú y, sobre todo, una experiencia emocional.

“En el bote no podés perder el eje, porque si pasa, el bote no responde. Remar permite desarrollar habilidades que uno cree que no tiene y, sobre todo,  ayuda muchísimo a las personas que tienen ansiedadades. De igual modo, un  masaje vence hasta al más reacio”, dice la psicóloga Ximena Sureda, coordinadora de Mutare.

En Deltaventura la propuesta ecoturística combina tierra y agua. El día transcurre entre el ruido de los pájaros, la exploración isleña, el menú simple y casero y, también, remoterapia.

La única preocupación que podría tenerse es no perder la última lancha de las 18 hs,  hacia el puerto fluvial. Pero si sucede, ambas empresas ofrecen alojamiento y paquetes  especiales de verano (Deltaventura: 2 días y 1 noches, con pensión y actividades, $ 890, menores sólo pagan 50%; día completo $ 290; Mutare: $ 1.800 el matrimonio, con spa,  comidas y hospedaje en hotel o en el barco).

En Deltaventura, el día transcurre sin planes previos: el que quiere monta alguno de los 15  caballos del establecimiento de 60 ha, les saca fotos a los gansos tímidos o corre tras  las gallinas escurridizas. Otro se sienta en la reposera de madera que quedó  desmayada en la playa de arena. Hay quien se acuesta en alguna de las hamacas
paraguayas que se balancean sobre el río. El lugar impresiona como un espacio familiar, romántico. Otro atractivo que suma, porque en algunos hospedajes isleños de categoría  no se aceptan menores.

Para San Valentín, Mutare lanzó una salida con orquesta de jazz, mensajes en botella y “usina del bienestar”. El descanso, garantizado.

4 Comentarios en “Terapias acuáticas en Tigre, isla slow

  1. Marce | 25/01/2012 | 22:41

    Me encanta el Tigre,pero los precios de los alojamientos alli están muy sobrevaluados.No sale menos de 1000$ pasar dos días una noche sólo con desayuno,porque hasta el agua para el mate te cobran.Ponen precios como para turistas con euros.No les interesa recibir argentinos…

Deja un comentario