SANTUARIO NATURAL

La isla Malpelo, la joya natural de Colombia

La riqueza de sus cálidas aguas la convirtió en un destino muy especial para amantes del buceo o investigadores. Fotogalería

La Isla Malpelo, Colombia, fue declarada por la UNESCO Patrimonio Natural de la Humanidad en julio de 2006.

La Isla Malpelo, Colombia, fue declarada por la UNESCO Patrimonio Natural de la Humanidad en julio de 2006. [ Ver fotogalería ]

Por Sandra Parra (dpa)

Ubicada 490 kilómetros al oeste del puerto de Buenaventura se sitúa una de las joyas naturales más preciadas de Colombia: la Isla Malpelo, una piedra de formación volcánica que emerge desde los 4.000 metros de profundidad y que en julio de 2006 fue declarada por la UNESCO Patrimonio Natural de la Humanidad.

Para llegar a este paraíso de la biodiversidad se requieren unas 22 horas de navegación por el Pacífico colombiano. Durante la ruta los viajeros que realizan su expedición entre agosto y octubre pueden observar el paso de algunas ballenas jorobadas que vienen del polo sur a aparearse en la vecina Isla de Gorgona.

Malpelo, conocida también como la “roca viviente”, fue declarada por el gobierno colombiano en 1995 como Santuario de Fauna y Flora. En 2002 la Organización Marítima Internacional (OMI) la reconoció como “Zona Marina Especialmente Sensible” y el 12 de julio de 2006 la UNESCO la designó como Patrimonio Natural de la Humanidad.

Un total de 25 millas alrededor de la isla, que tiene 3,5 kilómetros cuadrados de extensión, están protegidas, lo que significa que está prohibida la pesca en sus alrededores.

No obstante, la riqueza de sus aguas, en las que abundan atunes, tiburones martillo, tiburones ballena, pargos, barracudas, chernas, camarón arlequín, pez escorpión, pulpos, rayas águila y un sinnumero de especies, se ha convertido en uno de los lugares predilectos de embarcaciones colombianas, ecuatorianas, peruanas y japonesas para realizar faenas de pesca ilegal.

El mundo se ha dado cuenta que Colombia tiene una joya y esa joya es Malpelo, y no controlar la pesca ilegal y la pesca intensiva nos traerá un problema en unos años como ocurrió en el Mar de Cortés, donde abundaban los tiburones martillo, los atunes y hoy en día no se encuentran estas especies, ni ningún otro tipo de pez que se pueda utilizar comercialmente“, declaró la bióloga Sandra Bessudo, directora de la Fundación Malpelo.

La isla oceánica está rodeada por diez islotes y para acceder a su parte terrestre se requiere descender del buque y embarcarse en una lancha que aproxima a los viajeros a un muelle suspendido en el aire al que se asciende a través de una escalera de madera y soga que pende 10 metros.

La aventura se hace más extrema para los visitantes a medida que se sube la escalinata debido a que el viento y la marea le generan un vaivén que desestabiliza el equilibrio. Pasada la prueba, los turistas son recibidos por los infantes de Marina que custodian la inhóspita isla.

Desde 1986 fue ubicada en el islote una pequeña “casa-campamento”, que opera como destacamento militar en el que un grupo de marinos vigila la isla. “Cada mes se desarrolla un relevo al oficial, suboficial y a los cuatro infantes de marina que están en el campamento. Su misión consiste en hacer soberanía nacional y en alertar cuando un buque o un barco pesquero ingrese sin autorización al perímetro que está protegido“, cuenta el capitán Alejandro Rodríguez, comandante del Buque ARC Buenaventura, otra de las naves que desarrollan operaciones en el santuario.

Para llegar al refugio militar se requiere ascender durante aproximadamente 20 minutos un camino rocoso por el que se encuentran cientos de cangrejos terrestres Gecarcinus malpilensi, lagartos Anolis agassizi; lagartos punteado, Diploglossus millepunctatus y el Gecko Phyllodactylus transversales, cuatro especies endémicas de Malpelo.

El punto más occidental de Colombia se caracteriza además por la abundancia del ave marina Sula, que provee el mayor número de nutrientes al ecosistema terrestre gracias al guano que produce. Este “piquero enmascarado” de pico amarillo al nacer es de color café y al crecer cambia su plumaje a un color blanco con negro.

Al llegar a la “casa-campamento” tan sólo se alcanza a divisar unos 50 metros de las cálidas aguas que rodean la isla y el choque de las olas contra la piedra, que ocasionan una espuma en la marea. Anualmente, embarcaciones de Colombia, Costa Rica y Panamá desarrollan excursiones, en su mayoría de busos, a Malpelo.

GALERÍA DE IMÁGENES

 

2 Comentarios en “La isla Malpelo, la joya natural de Colombia

  1. Andrea Suarez Rey | 17/07/2013 | 7:57

    La isla Malpelo es un lugar fantástico, tuve la oportunidad de ir a Colombia y pasar por allí y lo disfrtuté mucho. Recomiendo contratar las excursiones y otros servicios por Internet para conseguir mejores precios, yo hice eso utilizando páginas como http://www.tripadvisor.com.ar/Tourism-g294073-Colombia-Vacations.html , http://www.trivago.com.ar/search.php?q=colombia y http://www.hostelbookers.com/hostels/ e hice una gran diferencia en cuanto presupuesto. Ojalá algún día pueda regresar, bien tiene merecido ser Patrimonio Natural de la Humanidad, en las fotos se puede apreciar. Saludos!

  2. Gerardo | 18/07/2013 | 14:54

    Me encanta la ficha: Región, América del Sur, Brasil!!!¡¡??

Deja un comentario