Tazas decoradas con motivos vampíricos y otros souvenirs esperan a compradores que visitan el Castillo de Bran. Foto: picture-alliance/dpa

Volver a la nota: En Rumania, tras la huella del Conde Drácula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − siete =