Los encantadores cafés de Viena

París tiene sus bistros, Londres sus pubs, Roma sus enotecas… y Viena sus 500 pintorescos cafés. Fotos

El Café Sperl forma parte de una larga lista de cafés con una gran tradición en la ciudad austriaca de Viena. Foto: HB-Verlag [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Con quién ir: ,

Ideal para: ,


Ver mapa más grande

Por Carola Frentzen (dpa)

París tiene sus bistros, Londres sus pubs, Roma sus enotecas… y Viena sus cafés. Ya Stefan Zweig describió estos acogedores y singulares espacios donde se sirve “melange” (una especie de café con leche) y grandes cafés solos como una institución que no puede compararse con ningún otro lugar del mundo.

Es realmente una especie de club democrático, al que cualquiera puede acudir para tomar una taza de café y pasar horas sentado, discutiendo, escribiendo, jugando a las cartas, puede recibir su correo y sobre todo tiene acceso a un número ilimitado de periódicos y revistas“, lo definió una vez el escritor austríaco (1881-1942).

Sin embargo, la metrópolis del Danubio no fue la primera en albergar cafés públicos. Estos existían ya desde 1530 en el imperio otomano, especialmente en El Cairo y Damasco y luego después en Estambul. También Londres y Venecia fueron más rápidas que Viena, cuyo primer café lo abrió en 1685 un armenio llamado Johannes Diodato.

Un “Kaffeehaus” vienés es un lugar donde leer periódicos y hojear libros o discutir sobre los asuntos de actualidad. En la foto, una imagen del Café Griensteidl. Foto: Rainer Hackenberg

Otras fuentes afirman, en cambio, que fue un tal Georg Franz Kolsckitzy quien un año antes abrió su café Zur Blauen Flasche (La Botella Azul), gracias a los numerosos sacos de granos de café que dejaron los turcos tras el segundo cerco de Viena, en 1683. Hoy en día, se calcula que en la capital austríaca hay más de 500 cafés, y muchos de ellos no han perdido nada de su encanto con el paso de los siglos.

Un “Kaffeehaus” vienés es un lugar donde leer periódicos y hojear libros, discutir sobre los asuntos de actualidad o jugar al ajedrez con algún conocido. Pero sobre todo es un lugar donde se puede estar rodeado de gente sin ser molestado, y pasar horas sentado en una silla tapizada frente a una mesita de mármol.

A los cafés viene gente a la que le gusta estar sola, pero para ello necesitan compañía“, señaló una vez el escritor y autor de folletines Alfred Polgar (1873-1955). Él se sentía como en casa especialmente en el Café Central, donde también eran habituales Hugo von Hoffmansthal, Arthur Schnitzler o Peter Altenberg.

Precisamente Altensberg está considerado como el más famoso literato de los cafés vieneses, inmortalizado en una estatua tamaño real a la entrada del Café Central. Otros, entre ellos el historiador de arte y publicista Alfred Schmeller (1920-1990), preferían ir al legendario Hawelka, que mantiene hasta hoy su estilo modernista original.

El Café Central de Viena

Si no estoy en casa, estoy en el Hawelka. Y si no estoy en el Hawelka, estoy de camino al Hawelka“, decía Schmeller. Leopold Hawelka saluda a sus clientes personalmente desde mayo de 1939 en este café situado junto a la catedral de San Esteban.

Antaño había artistas que se quedaban hasta altas horas de la madrugada en su café favorito, y lo hacían no sólo por intercambiar ideas con otros intelectuales y disfrutar de un buen café, sino porque preferían el calor y la comodidad de estos locales a sus frías viviendas. Incluso había literatos que recibían su correo en los cafés. El periodista Egon Erwin Kisch opinaba que los cafés le ahorraban a uno de algún modo la vivienda.

Hoy en día, estos tradicionales cafés son una de las atracciones turísticas de Viena. Además del Central y el Hawelka están el Landtmann, el Sperl, el Griensteidl y un largo etcétera. También ahora se puede encontrar allí a actores y todo tipo de artistas, y el surtido de cafés se ha ampliado a especialidades no austríacas como el capuccino o el café latte. Sin embargo, tanto si es un “melange”, uno solo grande o pequeño, las tacitas o las enormes tazas siguen sirviéndose acompañadas de un vaso de agua y sobre una bandeja de plata.

3 Comentarios en “Los encantadores cafés de Viena

  1. Maria del carmen JHernandez | 02/12/2012 | 15:50

    me encanta Turismo de Perfil,muy informativo.merci

  2. mirta karstulovich | 19/12/2012 | 16:09

    Viena un lugar en el mundo. Una maravilla!!!!!

  3. tomfaketon | 29/04/2013 | 19:13

    un lugar muy seco, artificial y pseudointelectual. entras como extranjero y sos sapo de otro poso. el rasismo y clasisismo se respira como ziklon B en el “ambiente”. todo muy anticuado y ridiculo. nada para disfrutar, apto para sadomasos y nazis de alma…el cafe?nada especial..prefiero mil veces “santo spirito” en el primer districto.

Deja un comentario