VACACIONES 2013

Naturaleza y color carioca

Para competir con Uruguay, Brasil puso un freno en los precios del próximo verano. Fotogalería

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para: , , , , , ,

Salvador de Bahia / Praia do Forte. Salvador de Bahía es la capital de uno de los estados más coloridos de Brasil, el mayor exponente de la cultura afrobrasileña del país. Con mata atlántica junto a las playas de aguas turquesas, arena blanca y los ritmos del forró alegrando más aun las calles del colonial casco histórico, el Pelourinho, perfectamente restaurado. Salvador es la puerta de acceso directo al Nordeste de Brasil. El carnaval bahiense es uno de los más populares del mundo, y en él la cultura afro y el candomblé invaden las calles y las playas.

Llegar desde Río por bus o tierra demora más de un día. Un hotel categoría tres estrellas (base doble) cuesta entre US$ 350 y US$ 600. Apenas a dos horas de viaje en bus por la Ruta de los Cocoteros, Praia do Forte es famosa por sus hermosas playas de agua caliente que forman piscinas naturales, algunas de las cuales permiten contemplar bellos cardúmenes. Allí, la Fundación Tamar realiza una importante tarea conservacionista y concientiza sobre el cuidado del medio ambiente.

Lea además: Recorra Praia do Forte, en estado natural

Rio de Janeiro y Buzios. Si la idea es llegar en auto a la antigua capital brasileña, con su clásica postal del Pan de Azúcar, el Cristo Redentor –una de las siete maravillas del mundo moderno– y las playas de Copacabana, Ipanema y Leblon, hay que recorrer los 1.385 kilómetros que la separan desde Puerto Iguazú (Misiones), y luego continuar desde Foz do Iguaçu los 1.433 kilómetros hasta Río.

Siempre está la opción del aéreo, que permite disponer de más tiempo en el destino para recorrer el estadio Maracaná o armar un picnic en el Parque Nacional de Tijuca, publicitado como el mayor parque urbano del mundo. Las ofertas hoteleras van de US$ 150 a US$ 200 en hotel tres estrellas (base doble) y entre US$ 220 y US$ 350 (base cuádruple).

Buzios, antiguo pueblo de pescadores y muy elegido por el público argentino, luego de haber dejado el anonimato gracias a las fugaces vacaciones de Brigitte Bardot en el lugar, se encuentra a 170 kilómetros de Río y atrae por sus playas paradisíacas con aguas cálidas y cristalinas circundadas por morros. Existen muchos paquetes que combinan la ciudad del verano eterno con esta región que ya cuenta con una población fija de más de 27 mil habitantes.

Florianopolis. Es un clásico de clásicos del sur brasileño entre los turistas argentinos. La capital del estado de Santa Catarina se ubica en la isla del mismo nombre y puede funcionar como base para recorrer las más de cuarenta playas que la conforman. Con los morros a sus espaldas y las interminables playas sobre el océano Atlántico, “Floripa” se encuentra conectada al continente por dos puentes.

Para llegar desde Buenos Aires por tierra hay que recorrer 1.750 kilómetros, lo que puede demandar alrededor de 24 horas y aproximadamente 174 litros de nafta. Se recomienda pasar la noche en Sao Gabriel o alguna población cercana. Para esta temporada, una cabaña sencilla en el balneario Canasvieiras –uno de los tradicionales entre los argentinos– arranca en US$ 80 diarios, mientras que en Florianópolis una habitación doble en un establecimiento tres estrellas va de US$ 100 a US$ 200. Si se buscan hoteles de mayor categoría, los valores parten desde US$ 270.

GALERÍA DE IMÁGENES

MIRÁ TODAS LAS NOTAS DEL ESPECIAL “VACACIONES 2013”

Más notas sobre turismo en Brasil

7 Comentarios en “Naturaleza y color carioca

  1. Es Salvador, Bahia y no ‘salvador de bahia’. Carnaval baino y no bahiense (eso no existe en Bahia o en Brasil). O sea, Bahia, nombre del estado (la letra H fue mantenida por razones etimologicas). Baiano es el gentílico de quien nace en Bahia (no tiene H). ‘Naturaleza y color carioca’ sólo puede ser utilizado como referencia a la ciudad de Rio de Janeiro. Carioca no es sinonimo de brasileño y ese gentilico no tiene significado algun fuera de esa ciudad

Deja un comentario