VACACIONES 2013

Rumbo a “la Biarritz del Sur”

Pinamar, Cariló y Villa Gesell conforman una auténtica trilogía de pinares donde las familias buscan refugio en cada estación del año. Fotos

Mar de las Pampas. Naturaleza impecable rodeada de pintorescos chalets, cabañas y departamentos de poca altura. [ Ver fotogalería ]

Texto y fotos: Diario PERFIL

Pinamar y Cariló. A sólo 340 kilómetros de Buenos Aires, este balneario es considerado uno de los más top de la costa por sus exclusivos paradores y el alto poder adquisitivo de sus huéspedes. La avenida Bunge concentra negocios y galerías de primer nivel. También reúne restaurantes y cafés. Una de las posibilidades que ofrece esta ciudad es realizar travesías en 4×4 por dunas, bosques y playa.

Entre las actividades al aire libre hay paseos en cuatriciclo, sandboard y windsurf. Otra opción diferente son las cabalgatas por la playa y el bosque al atardecer o bajo la luz de la luna. Dentro de las actividades al aire libre, la práctica de golf es un imán para el turismo. La ciudad cuenta con una excelente infraestructura hotelera, además de alojamientos como chalets, cabañas y bungalows de gran nivel. Habitación para tres desde $ 550. Son 351 Km por AU La Plata, AU 2, en Dolores RP 63, 11, 56 y 74; Peajes $ 48.

Cariló, el balneario más exclusivo de la costa atlántica, permite descansar en playas apacibles, caminar los intrincados senderos del bosque, las callecitas residenciales y visitar la capilla Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de ladrillo a la vista, con un altar totalmente vidriado y un gran Cristo tallado en madera sobre el altar. El centro comercial cuenta con numerosos locales comerciales, restaurantes, casas de té y ferias artesanales. Además, el entorno natural conforma un escenario perfecto para la práctica de mountain bike y en la marcha observar la arquitectura, el paisaje sereno y los detalles constructivos, que hacen de cada chalet una curiosidad. Un hotel con base doble cuesta desde $ 580 y cuádruple $ 880. Desde Buenos Aires, son 360 Km por AU La Plata, AU 2, en Dolores RP 63, 11, 56, 74 y 11. Peajes $ 48.

Mar del Plata. A comienzos del siglo XX era conocida como “la Biarritz de Sudamérica”, ya que allí la élite porteña disfrutaba sus veranos. Luego comenzó a crecer la afluencia de turistas, se convirtió en “la Feliz” y en el destino más visitado de la costa atlántica.

Ubicada a 404 kilómetros de Buenos Aires por la Autovía 2, y conectada por una amplia red de ómnibus desde todo el país y el aeropuerto local, su éxito como enclave vacacional radica en una costa de casi 40 kilómetros, con playas más pequeñas en el área de Camet, en el extremo norte del partido de General Pueyrredón, hasta las del Faro, en el sur, caracterizadas por su amplitud y el mar abierto. Entre medio, balnearios públicos y privados, con la playa Bristol como emblema popular.

Fuera del ámbito costero, Mar del Plata siempre ofrece interesantes opciones: paseos para descubrir la arquitectura local, museos, teatros, áreas comerciales y el puerto, con su gastronomía y la Reserva Faunística de lobos marinos.

Según datos del Colegio de Martilleros de la ciudad, el alquiler quincenal sugerido para un departamento de dos ambientes en enero partirá de $ 2.500, y un chalet de tres ambientes, de $ 4.200. Las tarifas bajan 30% en febrero y 50% en diciembre y marzo.

Miramar. Situada a 430 kilómetros de Buenos Aires y 48 de Mar del Plata, la atmósfera veraniega de Miramar es más familiar que la de otros destinos de la costa bonaerense, de allí que se la haya bautizado como “la Ciudad de los Niños”. La serenidad de sus balnearios y un frondoso bosque de más de 500 hectáreas frente al mar, el Vivero Dunícola, con circuitos recreativos y juegos, confirman su apodo.

También se pueden realizar paseos en 4×4, deportes náuticos y pesca. Las estimaciones para esta temporada indican que un departamento de dos dormitorios en enero podrá alquilarse desde $ 250 diarios y un chalet espacioso, totalmente equipado, a metros de la playa, rondará los $ 9.500. Quienes vayan en auto desde Buenos Aires deberán viajar al menos cuatro horas y media y abonar $ 48 en concepto de peajes.

Villa Gesell. El balneario preferido por jóvenes y adolescentes ofrece mar, bosques y una movida nocturna variada: desde discotecas y pubs hasta recitales, café concert, teatro y espectáculos callejeros. A 30 km, el Faro Querandí es un maravilloso lugar con 276 escalones donde es posible contemplar bosques y médanos y hacer una verdadera travesía por “el desierto”.

En la zona céntrica, sobre la Avenida 3 hay negocios comerciales de todo tipo y restaurantes con precios para todos los bolsillos. Los amantes de la pesca cuentan con sus escolleras en la zona norte. La doble en un hotel costará $ 448 como mínimo. A 360 km de Bs. As., se llega por AU La Plata, AU 2, en Dolores RP 63, 11, 56, 74 y 11; los peajes costarán $ 40.

Mar de las Pampas. La autodenominada “ciudad sin prisa” es un remanso de la costa atlántica, con bosques umbrosos y solitarias playas de arena fina, para disfrutar momentos de paz. A sólo 8 kilómetros de Villa Gesell, la mejor manera de moverse por las calles de tierra y arena es a pie, en bicicleta o cuatriciclo. La mayoría de los paseos artesanales venden articulos regionales, realmente originales.

En este lugar de ensueño abundan pinos, acacias, eucaliptos y cipreses plantados por el hombre. Naturaleza impecable rodeada de pintorescos chalets, cabañas y departamentos de poca altura. Los establecimientos gastronómicos no abundan. Hay cabañas desde $ 8.000 la semana. A 359 km de Buenos Aires, por AU La Plata, AU 2, en Dolores RP 63, 11, 56, 74 y 11; peajes $ 48.

Chapadmalal. Asociada casi inevitablemente al turismo social, la localidad de Chapadmalal es un refugio para quienes buscan superficies de arena más solitarias. Sus veinte kilómetros de costa deparan acantilados verdes, médanos, balnearios con servicios, playas de excelentes olas para hacer surf, como La Paloma y Off the Wall, e incluso una para practicar nudismo, llamada Playa Escondida.

La ciudad, perteneciente al partido de General Pueyrredón, está ubicada a 404 km de Buenos Aires y a 30 de Mar del Plata, combinando playas y espíritu campestre. Se arriba allí por la Ruta Interbalnearia Nº 11 o con micros de línea desde Mar del Plata. La oferta de alojamientos comprende cabañas, departamentos, camping y hoteles remodelados. Un chalet desde $ 3.500 y hasta $ 12.000 una quincena de enero.

GALERÍA DE FOTOS

 

Otras notas del Especial Vacaciones 2013