MI BUENOS AIRES QUERIDO

La Rosada, la casa que nunca estuvo en orden

Eternamente asociada a la movida historia argentina y al capricho de sus habitantes, hoy puede visitarla cualquiera. Fotogalería

Sus ocupantes de todas las épocas han contribuido a modificarla (y hasta deteriorarla) a su antojo. Foto: Darío Silva D'Andrea

Sus ocupantes de todas las épocas han contribuido a modificarla (y hasta deteriorarla) a su antojo. Foto: Darío Silva D'Andrea [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir: , , ,

Ideal para: ,

Por Darío Silva D'Andrea. En Twitter: @DariusBaires

Muchas quisieron robarle el puesto de “la casa más famosa del país”, pero no lo consiguieron. Su historia es metáfora de la ajetrada y convulsa historia argentina, sujeta a las pasiones de sus habitantes, tan pasionales como aquellos ciudadanos a quienes gobernaban o representaban. Se trata de la Casa de Gobierno, o la Casa Rosada, como es conocida en todo el mundo, y es desde el siglo XIX la sede oficial del Poder Ejecutivo nacional, el lugar de trabajo de los sucesivos presidentes constitucionales y dictadores argentinos.

Asociada intrínsecamente a la historia argentina, la Casa Rosada oculta tras su romántica fachada muchos secretos. El solar en el que se encuentra el edificio es tan antiguo como la Primera Fundación de Buenos Aires, en el siglo XVI. Don Juan de Garay lo llamó Castillo de San Miguel y en 1595, sólo era una construcción con un foso y puente levadizo.

Sus ocupantes de todas las épocas han contribuido a modificarla (y hasta deteriorarla) a su antojo, empezando con la demolición, en 1853, de la Real Fortaleza de Don Juan Baltazar de Austria, el fuerte con el cual Buenos Aires alguna vez se defendió de furtivos piratas y que se emplazaba precisamente allí. El nuevo edificio, ahí mismo, nació como Casa del Correo. Luego, Sarmiento pidió levantar, al sudoeste de la actual Casa Rosada, una construcción idéntica, que -cuenta la leyenda- hizo pintar de color rosa.

Según la tradición, el color de la Casa Rosada se debe al deseo de Sarmiento de representar simbólicamente la fusión de los partidos que protagonizaron las cruentas guerras civiles de la primera mitad del siglo XIX, con la mezcla del color blanco (representativo de los unitarios) y el rojo (de los federales).

La leyenda, sin embargo, parece poco probable, porque los unitarios se identificaban generalmente con el color celeste. Por otra parte el color rosa era muy utilizado durante el siglo XIX, y surgía de la combinación de pintura a la cal con sangre bovina, empleándose esta última por sus propiedades hidrófugas y fijadoras.

A pesar de que no deja de insistirse que fue Sarmiento quien dio el color rosado a la residencia presidencial argentina, mezclando el rojo y el blanco, para simbolizar la unión de todos los sectores políticos, lo cierto es que, mucho tiempo antes, Prilidiano Pueyrredón, destacado pintor y arquitecto, había pintado de ese color los muros del antiguo Fuerte de Buenos Aires, para evitar que el polvo que volaba ensuciara las fachadas.

El color surgió precisamente de esa combinación de cal con sangre bovina, por lo que cuando derrumbaron el Fuerte, el edificio sobre las actuales calles Balcarce y Rivadavia, al llegar Sarmiento a la Presidencia, siguió del color rosa que ya tenía.

Poco y nada quedaba del viejo Fuerte de Buenos Aires cuando el presidente Bartolomé Mitre decidió instalar allí, en 1862, la sede gubernamental. La edificación lucía verdaderamente su peor cara. La puerta principal tenía agujeros de tales dimensiones que permitían el acceso de vendedores ambulantes. Por el medio pasaba una calle, que daba a la vieja aduana pero el presidente Julio Roca pidió al arquitecto Francisco Tamburini que uniera ambas edificaciones con un arco central. El mismo Roca fue el primer presidente en trabajar allí, durante su segundo mandato.


Ver mapa más grande

Pese a que los sucesivos jefes de Estado agregaron la mayor cantidad posible de lujos, para sentirse como en casa, apenas uno, Roque Sáenz Peña, tuvo el atrevimiento de irse a vivir a La Rosada (sin contar los muchos que, por sus obligaciones, se hicieron instalar una habitación para pasar la noche allí).

Hasta la llegada de Sáenz Peña, en la Casa de Gobierno las alimañas, roedores e insectos vivían en igualdad de condiciones con los funcionarios. Pero la rutina se alteró el día en que el presidente y su familia quisieron dejar su palacete en la avenida Santa Fe para ocupar, entre martillazos y escombros, la Rosada, a la que llamaron “La Mansión”.

Impregnado de la atmósfera monárquica española, por sus días de embajador en Madrid, el presidente que instauró el voto universal (para hombres) intentó imprimir un aire majestuoso a la Casa de Gobierno, con algunos “lujos reales”, habituales en sus gustos por la decoración, lo que le valió el apodo de “su majestad Roque I”.

A pesar de su espíritu democrático y republicano, el mandatario gustó siempre del boato real. Hizo construir tres nuevos salones (uno Renacentista, otro Luis XV y un tercero, Luis XVI), un gran comedor estilo francés, una biblioteca, un dormitorio para el Presidente y otro para Doña Rosa, su esposa. Mientras su salud no le jugó malas pasadas, Sáenz Peña fue del dormitorio al despacho presidencial sin necesidad de desplazarse por la ciudad.

En el salón comedor de Sáenz Peña (que se usa hoy como despacho presidencial) se daban banquetes en los que se servían hasta doce platos distintos, con menú en francés y vajilla, platería y cristalería francesa e inglesa. Por eso se instaló la cocina justo sobre ese salón, en el segundo piso, para que la comida no llegara fría a la mesa. El Salón Blanco, presidido por el emblemático “Busto de la República” servía como salón de baile, al estilo de las cortes europeas.

Con los años, mucha de esa suntuosidad se perdió, aunque todavía aún hay espacios de pomposa belleza, como las escaleras Francia e Italia, y el viejo Salón de Baile, donde durante décadas se realizó la jura presidencial.

Antecesores y sucesores de Roque Sáenz Peña hicieron uso de sus dotes arquitectónicas y decorativas, en su paso por la Rosada. El presidente Agustín P. Justo hizo desaparecer -en 1938- 17 metros del lado sur del palacio para construir una extensión de la calle (actual Hipólito Yrigoyen) que bajaba hasta Paseo Colón, haciéndole perder la simetría al palacio. En 1955 sufrió roturas increíbles tras el bombardeo que sirvió de colofón a la caída del presidente Perón.

Con el presidente de facto Juan Carlos Onganía, la pompa principesca europea volvió a los salones y las costumbres de la Casa Rosada, inaugurando un pomposo episodio repleto de recepciones oficiales, galas teatrales y desfiles militares. El general se rodeó de una corte de empleados numerosa, a la que regía con riguroso protocolo. Incluso el director de ceremonial del palacio de Gobierno dictó nuevas normas precisas sobre los atuendos de los civiles que debían ingresar: “A partir de la fecha, ningún civil puede entrar sin saco y corbata”Otro presidente de facto, el general Agustín Lanusse, mandó a sellar la ventana del despacho que da sobre la Avenida Rivadavia con un sistema antimisiles e hizo pintar la pared resultante de dorado.

Los militares de la última dictadura (1976-1983) hicieron indiscriminadamente agujeros en las puertas de madera o vidrios para colocar aparatos de aire acondicionado. Uno de ellos, Jorge Videla mandó a colocar hormigón en las claraboyas por temor a un ataque aéreo de la guerrilla. Como resultante dejó los espacios a oscuras y le agregó un peso injustificado a la estructura de la vieja casona.

Se dice que, luego de negociar con los militares rebeldes en Campo de Mayo, Raúl Alfonsín aterrizó con el helicóptero en la azotea de la Casa Rosada. Por el peso y el impacto de la nave, en el primer piso del edificio comenzaron a caerse pedazos de mampostería. En ese mismo instante, iluso, mientras la Casa de gobierno se caía por pedacitos, Alfonsín arengaba a la multitud: “¡La casa está en orden!”

MIRÁ LA GALERÍA DE FOTOS

Lea además: A pie por la Plaza de Mayo 

 

DATA

  • La Casa Rosada abre sus puertas al público los días sábados, domingos y feriados, de 10 a 18 h, y ofrece visitas guiadas en español, inglés y portugués. También organiza visitas programadas gratuitas para instituciones (museovisitasguiadas@presidencia.gov.ar).

6 Comentarios en “La Rosada, la casa que nunca estuvo en orden

  1. Daniel | 03/11/2012 | 12:42

    Pedirle al diario que publique alguna foto del Siglo XIX sería pedir demasiado, ¿no?

  2. HAYDEE | 03/11/2012 | 18:50

    LOA ARGENTINOS NACEMOS CAJONES!!!!!!!!!! DESDE BB YA NACEMOS CAJONES!!!!!!!!!!!! Y CORRUPTOS. NADIE TIENE LAS BOLAS Y LOS OVARIOS SUFICIENTES PARA DECIR HASTA ACA LLEGANNNNNNNN!!!NO SE AGUANTA MAQSSSSSSSSSSSSSSS!!!!!!!!! ENTIENDEN????????????’ NO SE AGUANTAN MAS!!!!!!!!!!!!!!! SOMOS CAJONESSSSSSSSSSSSSS!!!11 Y POCAS BOLASSSSSSSSS!1111PARA DECIR !!!!!!HASTA ACÁ LLEGARON!!!!!!!!!!!1 PORQUE NO HYA UNO EN ESTE PAIS , CON BOLAS SUFICIENTE TODA LA JUSTICIA ESTÁ CONTAMINADA NO SIRVEN NINGUNO. NO TIENEN PERDON DE DIOS NADIE Y BIEN VENIDO SEA EL CASTIGO DE DIOS PARA TODOSSSSSSSSSSSSSSSSSSS Y TODASSSSSSSSSSSSSSSSSSS!!!!!!!!!!!!11111

  3. Pingback: Cinco buenas razones para volver a Buenos Aires | Turismo

Deja un comentario