Guías y alpinistas con más de 50 años recuerdan, como en un sueño, que los niños podían tocar la nieve del Mer de Glace ya al salir del tren rojo de Montenvers. Eso fue  hace mucho tiempo. FOTOS: AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − uno =