Muchos la ven sólo como una escala hacia los Esteros del Iberá. Pero la capital provincial crece en base a renovados servicios, playas, pesca, historia, música y el infaltable tereré.

Volver a la nota: Ríos, palmeras y chamamé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 8 =