En la plaza de Djemaa el Fna en Marrakech siempre hay barullo. Foto: Ronald Wittek/dpa

Volver a la nota: Siguiendo la ruta de la argania en Marruecos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *