Dicen que pocas tardes son tan bellas en Nueva York como cuando ocurre el Manhattanhenge: estos mágicos dos días del año (el 29 y 30 de mayo de 2013) en que el sol se alinea con la tierra y se ubica perfectamente al mismo nivel con la línea de la calle de la Gran Manzana. Foto: AFP

Volver a la nota: El día que Nueva York se enamora del sol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *