Como en todo mercado, es requisito buscar, mirar, preguntar, pero los puesteros son reticentes a las rebajas. Muñecas de porcelana, cámaras mecánicas, fonógrafos, gastronomía gourmet y puestos con café de otros países. El mundo de los mercados porteños. Foto: Diario PERFIL

Volver a la nota: Paseo con nostalgia porteña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 14 =