Al ingresar, marcan el horario de llegada en un viejo despertador que no funciona y se lleva a la mesa. Un símbolo de que en este café, el tiempo transcurre de manera diferente. Foto: Cedoc Perfil

Volver a la nota: El café donde el tiempo es oro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − dos =