Un grupo de turistas alemanes visitando la tumba del emperador Darío I el Grande, en la necrópolis de Naqsh-e Rostam, en el sur de Irán. Foto: AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *