Por antig眉edad, dimensiones y belleza, ninguna medina se compara con la que ofrece esta ciudad de origen medieval. All铆 se puede regatear, comer e incluso dormir. Es de rigor perderse en ella. Foto: Pablo Cuarterolo / Diario PERFIL

Volver a la nota: Por las callecitas de Fez, el encanto de una vida incesante

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

2 × 2 =