Cruzando el R铆o de Plata, en esa ciudad colonial fundada por portugueses en 1678, lo que llama la atenci贸n del visitante es que apenas desembarcado, no importa por qu茅 v铆a haya accedido, si por agua, por tierra o por aire, es que el tiempo empieza a correr de otro modo.

Volver a la nota: Un viaje fuera del tiempo

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

veinte − diecisiete =