IR PARA CONTARLO. El desierto de Erg Chebbi, al que se accede desde Merzouga, en Marruecos, es dorado, mientras que el cielo se ve anaranjado al atardecer. Foto: Cedoc Perfil

Volver a la nota: Vacaciones exóticas a lomo de dromedario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 1 =