Muy cerca de la frontera con Estados Unidos, esta suerte de Gran Manzana canadiense es inmune a las depresiones económicas. Con una cuadrícula urbana que aglutina hablantes de distintas procedencias étnicas, su diversidad cultural es inagotable. Para aprovechar antes del frío, los intensos paisajes lacustres. Foto: Cedoc Perfil

Volver a la nota: 36 horas en Toronto, la Gran Manzana canadiense

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − nueve =