El río Nevá al anochecer.

Volver a la nota: En busca del alma rusa en San Petersburgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × uno =