¿Qué pasa entonces cuando los adultos mayores deciden pasar unas vacaciones con sus hijos, que ya no son niños sino adultos como ellos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 11 =