Desde que fue habitada, en el siglo XVI, los barcos mercantes y de aprovisionamiento eran el único contacto entre los «santos» -como se llamaba a los isleños- y el resto del mundo.

Volver a la nota: La isla del destierro de Napoleón se abre al turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 17 =