San Pablo la eligió para sus prédicas, Caravaggio para sus óleos y Napoleón, para tejer estrategias. Allí se come como en Italia, se maneja como en Inglaterra y se habla en dialecto árabe. Malta, una pequeña isla de alto vuelo. Fotos: The New York Times / Diario Perfil

Volver a la nota: Tres días en Malta, la fortaleza del Mediterráneo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 16 =