El Castillo de Bran, en Rumania, inspiró la leyenda del Conde Drácula. (Pixabay)

Volver a la nota: Cementerios, iglesias, castillos y otros destinos de miedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 6 =