Bernard Weber decidió que, si Pierre de Coubertin, había revivido los Juegos Olímpicos en plan de fomentar la paz entre las naciones modernas, él podía hacer lo mismo con el concepto de las Siete Maravillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 11 =