Si hay algo que no le falta a Calcuta es vida. Cerca del puente Howrah circulan peatones, coches y comerciantes. Foto: Andreas Drouve/dpa

Volver a la nota: Calcuta: un destino entre la paz espiritual y el ruido de la India

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 3 =