Lanvers subiendo al monte Meru, en Tanzania. Atrás, el mítico Kilimanjaro que dio título a la novela de Ernest Hemingway.

Volver a la nota: Aventuras en África: una pasión soñada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + 6 =