Islas Virgenes

Las más de 50 islas del archipiélago ofrecen cientos de puntos de buceo, con mucha transparencia y vida marina.

Ficha

Por cuestiones de vuelos llegué a Tortola –isla principal de las Vírgenes Británicas y donde está la capital, Road Town– un día antes que el resto del grupo invitado por la Ofinicina de Turismo. Los doce periodistas partimos, guiados por Sail Caribbean Divers, rumbo al naufragio del Rhone, un vapor de carga inglés de casi 100 metros de eslora hundido 1867 por un huracán. Este barco con velas y motor, fue uno de los primeros en construirse con casco de hierro y camarotes de lujo por ser un medio rápido para cruzar el Atlántico. Apenas tenía dos años de estar en el mar cuando lo mandó a pique una tormenta. Cuenta la historia que los motores explotaron -calientes por haber estado trabajando a toda máquina- al tomar contacto con el agua fría del mar, provocando la avería que lo hundió lentamente en cercanías de la Isla Salt. Desde 1967 es un parque nacional y uno de los lugares más bellos para bucear. El casco de hierro que aún conserva su forma aunque recostado sobre una banda está repleto de corales, y la protección de la que goza ha hecho que en el lugar exista cantidad de peces, pulpos y langostas. Son necesarios al menos dos buceos para recorrer este sitio ya que el buque está partido en dos secciones. La sección de proa, la más intacta, puede verse desde la superficie ya que su parte más profunda se encuentra a menos de treinta metros de la superficie.

La segunda inmersión, como siempre la menos profunda, se dedica a la popa. Y aunque se encuentra más dividida, la estructura del buque puede rastrearse fácilmente siguiendo la transmisión de la hélice, la cual debido al gran tamaño de sus palas -unos seis metros de diámetro-, puede observarse claramente al final del barco, así como su enorme timón. A su vez, dispersos en el fondo cercano están la caldera y otros restos del naufragio, también poblados de vida y cubiertos cada metro cuadrado de hierro por corales y esponjas multicolores.

 

 

Los comentarios están cerrados.