Fotos | Este lujoso hotel saudita cerró para convertirse en cárcel “5 estrellas”

El hotel explica que todas sus habitaciones están ocupadas por “una delegación gubernamental de alto nivel” pero lo cierto es que sirve como “jaula de oro” para más de 200 personas acusadas de corrupción.

Foto: Ritz Carlton Hotel [ Ver fotogalería ]

Ficha

Nota publicada el 19 de enero de 2018

El Hotel Ritz-Carlton de Riad (Arabia Saudita) está cerrado y volverá a abrir sus puertas recién a mediados de febrero. El hotel explica que todas sus habitaciones están ocupadas por “una delegación gubernamental de alto nivel” pero lo cierto es que sus lujosos salones son, desde fines de 2017, una verdadera “jaula de oro” de príncipes y altos funcionarios sauditas que fueron detenidos por casos de corrupción.

El hotel completo no acepta nuevas reservas desde principios de noviembre del año pasado, cuando más de 200 príncipes, ministros, exministros y empresarios fueron blanco de una investigación por corrupción en el marco de una “purga” inédita en Arabia Saudita lanzada por el príncipe heredero Mohamed, hijo del rey Salman.

Una fuente del hotel anunció que hay “preparativos para abrir en febrero”, pero no pudo dar más detalles, y según el sitio web del Ritz-Carlton, el establecimiento solo tiene habitaciones disponibles a partir del 14 de febrero. Las personas detenidas, miembros de la élite saudita, “son tan suaves como la manteca y no podrían sobrevivir en una cárcel clásica”, escribía un hombre en Twitter.

“Con una decoración exuberante con olivos de 600 años, jardines y palmeras, The Ritz-Carlton, Riyadh es uno de esos hoteles de lujo en Arabia Saudita que envuelve por completo a sus distinguidos huéspedes en un entorno majestuoso y un servicio discreto y atento”, dice el sitio web del hotel, cuyos precios de habitaciones superan los US$ 800 por noche.

Galería de fotos


Los más de 200 hombres, acusados por actos de corrupción que alcanzan los US$ 100.000 millones, cumplen arrresto domiciliario en “un elegante oasis donde amplias suites, un spa de primer nivel, una impresionante piscina cubierta, lujosos espacios para bodas y eventos y opciones gastronómicas excepcionales brindan los recuerdos más inolvidables”, según explica el hotel.

Entre su infinita lista de comodidades y lujos, el hotel incluye un spa exclusivo para caballeros, un salón de puros y una piscina cubierta con ventanas de suelo a techo, así como “21 hectáreas de jardines lujosamente diseñados, espaciosos y suntuosos alojamientos, restaurantes de alta cocina y 19.000 metros cuadrados de elegante espacio para eventos”. Sin embargo, el arresto que cumplen estos 11 príncipes y otros 190 condenados no es tan idílico.

Un corto video que circula por internet, y del que se afirma que fue grabado dentro del hotel, muestra a gente durmiendo en el suelo , vigilada por guardias armados. El establecimiento tiene 492 suites de lujo, pero según el “New York Times”, el lugar filmado sería la sala de baile “B”, que los guardias estarían utilizando como cuartel improvisado.

Cuando los príncipes y ministros fueron detenidos, las redes sociales ironizaron sobre esta “jaula dorada” en la que fueron retenidos, con suites majestuosas, pasillos interminables y salones de baile. “¡Llévennos con ustedes!”, bromeaban algunos internautas, que decían querer conocer tales lujos. Otros especulaban sobre quién sería el próximo en ser agregado a la “lista de invitados VIP”.

Uno de los presidiarios más famosos que pasó estos meses en el Ritz Carlton fue el multimillonario príncipe saudita Alwaleed bin Talal, que controla el 95% de “Kingdom Holding Co”, con intereses en los gigantes estadounidenses Citigroup y Appel. Tras negarse a pagar una fianza millonaria, Alwaleed fue trasladado a una cárcel de máxima seguiridad (esta de verdad). Su primo, el príncipe Mitaab, fue liberado tras pagar US$ 1.000 millones.

Galería de fotos

Los comentarios están cerrados.