BUENOS AIRES / DELTA DEL PARANA

Vacaciones en Tigre, para todos los gustos y bolsillos

En “el continente”, como dicen los isleños, una bici se alquila por $ 40 todo el día; hay bus turístico por $ 20. Fotos.

Por Laura Blanco (*)

Aquí todo es paz: cuando se está a orillas del río, se respira un aire tan puro y tan silencioso –sólo es quebrado por el zumbido de algún mosquito– que parece mentira que estemos a apenas treinta minutos de la Capital Federal. El Delta del Tigre tiene ese “no sé qué” que lo hace único. Ya el hecho de tener que esperar a una lancha para comprar provisiones o navegar por sus verdes laberintos de agua le da a este lugar un encanto especial.

Tal vez por esta razón sea uno de los destinos turísticos de la Argentina que más han crecido en los últimos tiempos: de 580 plazas hoteleras en 2007 pasó a tener 1.352 en la actualidad. Hay ofertas para todos los gustos y bolsillos.

Desde lujosos spas –como Delta Eco Spa, Rumbo 90, Alpenhaus o La Morada– hasta complejos de cabañas, como Aires del Delta, La Victoria y Atelier. Sus precios oscilan entre 500 y 1.500 pesos  por persona el fin de semana. También se puede optar por una casa particular. Estas suelen alquilarse por quincena o por mes, y cuestan entre 5 mil y 15 mil pesos. Generalmente ofrecen extensos parques, varias habitaciones y están totalmente equipadas.

Quienes busquen algo más económico o tan sólo quieran ir a pasar el día, los recreos son la alternativa perfecta. Con entradas que parten de los 35 pesos, cuentan con parrillas, restaurante y algunos –como Parque LYFE y Galeón de Oro– poseen comodidades para pasar la noche en carpa.

¿Qué hacer? El Delta del Tigre es muy buscado por los amantes de los deportes acuáticos, ya que en él operan varias escuelas de remo, kayak, yachting, esquí acuático y wakeboard, que no sólo dictan cursos y clases sino también organizan excursiones y paseos para quienes quieran experimentar la adrenalina sólo por unas horas. Delta en Kayak, por ejemplo, organiza travesías por ríos, arroyos y canales tranquilos que finalizan en un parador con playa y arboleda donde se puede pasar el día.

Para los menos aventureros también están los paseos fluviales en catamarán que, teniendo en cuenta su duración (una o dos horas), cuestan entre 40 y 70 pesos. Suelen navegar los ríos Tigre y Luján, donde, además de disfrutar del hábitat natural, se pueden apreciar bellísimas casas de fin de semana y los clubes de remo. Muchos de estos paseos terminan en el Museo Sarmiento, la casona donde descansaba el ex presidente sanjuanino y desde donde le dio un fuerte impulso a la zona.

En “el continente”. Así es como los isleños se refieren a la ciudad de Tigre, “el continente”. Se trata de un municipio agradable, prolijo, excelentemente preparado para el turismo, que se puede recorrer en unos ómnibus que, por $ 20, permiten bajar y volver a subir en los principales puntos que recorre: desde el Parque de la Costa y el Casino Trilenium hasta el Museo de la Reconquista, el Museo Naval de la Nación y el Museo de Arte de Tigre, ubicado en un elegante edificio belle époque y que exhibe obras de Benito Quinquela Martín, Fernando Fader y Antonio Berni.

También se alquilan bicicletas en la estación ($ 15 la hora, 40 todo el día) y con pedalear apenas unos minutos se puede llegar al Puerto de Frutos, un pintoresco mercado para comprar alguna artesanía de mimbre, productos regionales o muebles, o tomar un refrescante jugo de frutas. Otro lindo paseo para hacer en bici es el Paseo Victorica, un bonito boulevard con bares, parrillitas y restaurantes frente al río Luján.

Apuestas y diversión de lunes a lunes. Desde que se inauguró, en noviembre de 1999, la historia de la ciudad que no tuvo casas de juego durante 66 años cambió por completo, sobre todo porque Trilenium se promovió desde entonces como un espacio de entretenimiento y no solamente como un casino.

Además de contar con tres niveles y 1.900 máquinas tragamonedas (slots), 76 mesas de juego con blackjack, dados, poker, ruletas electrónicas y ruleta de doble platillo, los salones diseminados en 22 mil metros cuadrados funcionan como centros de convenciones, espacios para realizar fiestas de casamiento y celebrar cumpleaños y agasajos de toda índole.

La oferta gastronómica combina la cocina de autor de Optimus, el espacio descontracturado de Tamiz Resto Bar para disfrutar con amigos, los buenos precios de Buffet Trilenium, los menúes rápidos del Patio de Comidas (Taormina, American Way, Tradiciones, Coffees & Sweets, etc.) y los tragos que se sirven en la barra de Black Bar.

Los clientes frecuentes disfrutan de beneficios especiales en el Club Trilenium, y de un salón vip los miembros de Club Platinum. Para comodidad de los visitantes, hay una sucursal del Banco Provincia en el interior y se ofrece un servicio shuttle desde la playa de estacionamiento (con capacidad para 1.500 vehículos) y el casino. Abre todos los días desde las 11, y los fines de semana, 24 horas.

GALERÍA DE FOTOS

 

(*) Nota publicada el sábado 24 de noviembre de 2012 en el Diario PERFIL

8 Comentarios en “Vacaciones en Tigre, para todos los gustos y bolsillos

  1. Jorge eduardo | 27/12/2015 | 20:25

    Somos dos y queremos pasar un día de pileta y la noche. Como hacer

  2. Denise | 28/01/2016 | 21:18

    Buenas tardes. Queria consultar para dos personas el precio. Para carnaval!
    Gracias

Deja un comentario