El encanto de la Navidad en Estocolmo

Las fiestas comienzan el 8 de diciembre con la apertura de los ferias, parques de diversiones temáticos y conciertos.

Estocolmo en Navidad. Foto: visitsweden.se [ Ver fotogalería ]

La Navidad en Estocolmo y en toda Suecia, patria de los renos, tiene un encanto particular y una atmósfera rica en intimidad y sugestión, con nieve, velas encendidas, mesas y árboles decorados.

Las fiestas vinculadas con la Navidad comienzan en Suecia, como en gran parte de Europa, el 8 de diciembre con la apertura de los mercaditos, parques de diversiones temáticos y conciertos.

Ya desde mediados de noviembre cada familia elige el abeto que armará en su casa, y quienes viven en el campo instalan el “julspira”, un entrecruzamiento de tres árboles sobre cuyas puntas se ponen haces de trigo seco y más abajo un comedor para los pájaros.

Otra fiesta que anticipa la Navidad es la de Santa Lucía, muy importante para los suecos. Hacia fines de noviembre, en cada casa y cada granja se preparan las “adventljusen”, las velitas rojas que iluminarán las ventanas para el mes de diciembre, el más oscuro del año.

Las mismas candelas adornarán las coronas puestas sobre las jóvenes vestidas de blanco para representar a la santa, el 13 de diciembre.

La elegida ese día, rigurosamente rubia y de ojos azules, participa en las diversas procesiones donde todas las jovencitas llevan en la mano una luz y entonan la célebre canción napolitana dedicada a Santa Lucía.

Santa Lucía es una figura popularísima, fruto de la fusión de ritos paganos y cristianos: es muy querida por los suecos, en particular por los niños, que en el día de sus festejos-considerado el más corto y oscuro del año- reciben regalos y sorpresas.

La fiesta fue establecida a principios del siglo XIV en el día de su martirio, el 13 de diciembre, que coincidía con el solsticio de invierno según el calendario juliano entonces vigente.

La tradición relacionada con la santa llega directamente de Alemania, donde con la reforma luterana y la prohibición del culto de los santos la costumbre de hacer regalos a los niños pasó de las manos de San Nicolás -el 6 de diciembre- a las de una joven vestida de blanco con una corona de velas en la cabeza, el 25 de diciembre.

Cuando la tradición llegó a Suecia la fecha fue desplazada al día de Santa Lucía y, para obviar la rígida regla de la penitencia durante el Adviento, se decidió que el ayuno prenatalicio comenzaría la mañana del 13 de diciembre al salir el sol, tras haber comido en familia.

Estocolmo en Navidad. Foto: visitsweden.se

 

Fuente: Sunny Travel News

Deja un comentario