Cerca de Salvador, Brasil

Recorra Praia do Forte, en estado natural

Una pequeña villa ofrece confort y hospedaje sustentable. Increíble y real.

Praia do Forte se encuentra 60 km al norte de San Salvador de Bahía, y se accede por la “ruta de los cocos”.

Praia do Forte se encuentra 60 km al norte de San Salvador de Bahía, y se accede por la “ruta de los cocos”. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: , días

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para:

Praia do Forte es una ciudad de a pie, con 12 km de playas y el justo apodo de “la Polinesia brasileña”. Se encuentra 60 km al norte de San Salvador de Bahía, y se accede por la “ruta de los cocos”, pequeño anticipo de lo que estallará más tarde: las compactas manchas verdes de la Mata Atlántica, la selva tropical que alberga una de las mayores biodiversidades del planeta, que supo contar 228 especies de árboles cuando el medio ambiente no era un problema mundial.

Praia do Forte es uno de los tantos pueblitos de pescadores de Brasil. Sin embargo, como destino turístico tiene vida joven y crecimiento lento, pero contundente. Por ser la sexta economía mundial, o a pesar de eso, Brasil se permite el lujo de seguir manteniendo una aldea salvaje tal como era.

En los últimos veinte años es poco lo que cambió y mucho lo que mejoró: las calles ya no son de tierra, pero hay bancos, farmacias, bares y shows for export, para turistas. Hay mayor limpieza, las pocas callecitas ya no parecen esa cuadrícula extraída de algún país africano, pero caminarlas bien vale la pena entre la alegría casi exagerada de los brasileños.

A la mañana, el mejor plan es ir por la playa hasta el cabo, donde está la iglesia de aspecto colonial, simple y preciosa, o visitar la Fundación Tamar, que queda justo al lado de la iglesia. En la Fundación, que tiene 23 sedes en todo Brasil, trabajan 1.300 personas para que las tortugas marinas sigan existiendo. El proyecto conservacionista nació en Praia do Forte con tortugas, pero luego siguió con camarones, peces y todos los animales de la cadena marina.

“En el mundo hay siete especies de tortugas marinas, y cinco están en Brasil. Son animales migratorios, algunas están marcadas en Australia y aparecen por las costas de Brasil. Cuanto mayor tamaño tienen, más indefensas están, porque las cazan para fabricar carey. En 1970, unos estudiantes vieron que la gente se llevaba los huevos de tortugas y pidieron ayuda. Así nació Tamar”, explica Masinho, un estudiante de Biología que tiene 23 años y lleva 1o trabajando aquí. Cada tortuga pone 120 huevos en la arena seca, entre septiembre y marzo, pero cada mil tortugas sólo sobreviven una o dos, es un proceso natural, por eso están en extinción y debemos cuidarlas. Muchas mueren porque comen bolsas, peines, botellas, encendedores, redes de pesca, todo lo que puede caer en una playa. Las tortugas confunden la basura con algas, son inocentes; pero tienen memoria y sólo desovan en la playa donde nacieron. No andan en grupo, como las ballenas Jubarte, otra presencia de las costas de Praia do Forte (hay avistajes de seis horas, entre julio y noviembre).

Además de pasar el día al sol como lagarto y caminar por el centro, encantador, pequeño, atestado de negocios, se puede visitar la Reserva Sapiranga, 600 hectáreas de mata atlántica, con guías y ocho senderos para recorrer. Y cumplir con la historia nacional y entender porqué podría decirse que la colonización de Brasil comenzó en Praia do Forte. Lo prueban las ruinas del castillo García D’Avila, la primera construcción portuguesa en Brasil, de 1551. Se dice que García D’Avila fue el mayor terrateniente del mundo: llegó a acumular 800 mil km2 de tierras tapizadas de mata atlántica. Un tesoro. En 1960 llegó otro hombre, un alemán millonario llamado Klaus Peters, que compró 30 mil de esas hectáreas y diseñó un proyecto ecológico. Destinó 650 hectáreas para la reserva quehoy conocemos como Sapiranga y en 250 hectáreas levantó un ecoresort que actualmente pertenece a la cadena portuguesa Tivoli. Es el más espectacular de la aldea y los monitos sigilosos acompañan durante el desayuno. La postal de las vacaciones perfectas.

Publicado por Mónica Martin para diario PERFIL.

9 Comentarios en “Recorra Praia do Forte, en estado natural

  1. Myrna | 24/03/2012 | 14:52

    Estuvimos en praia do Forte, y es totalmente recomendable,precioso lugar,mucho para ver,tranquilo, gente amable y lindas playas.

    • Cristina | 13/11/2012 | 1:09

      Es una playa soñada, el paisaje del mar con los barquitos pesqueros hacen del lugar un paraiso

  2. Pingback: Futbol, viajes y caipirinha | Turismo

  3. Pingback: Naturaleza y color carioca | Turismo

Deja un comentario