El Paso, una ciudad con un sabor distinto

Enarbola un turismo fronterizo incipiente, en la confluencia entre dos países y tres estados: Texas, Nuevo México y Chihuahua. Fotos.

La guerra contra el narcotráfico en Juárez hizo que la oferta gastronómica y la movida turística y comercial fluyeran hacia este enclave estadounidense. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir:

Ideal para: , , ,


Ver mapa más grande

Por Iza Wojciechowska (*)

Localizada en la intersección de Texas, México y Nuevo México, El Paso es una ciudad con un sabor distinto. Yuxtapone auténtica cultura mexicana con un creciente paisaje sofisticado, y aunque es una de las mayores ciudades de Texas, aun así a menudo termina siendo una mera parada en la autopista interestatal I-10.

Alguna vez famoso corazón del Viejo Oeste (y patio de juego de Billy the Kid), El Paso recientemente ganó mucho de la sensación de urbe grande de su vecina del otro lado de la frontera, Ciudad Juárez. Se ha lucido con nuevos teatros, restaurantes y centros nocturnos, muchos de ellos trasplantes de su ciudad hermana, epicentro de la guerra de México contra el narcotráfico.

DÍA 1. REGIÓN DEL VINO

Aunque los cálidos veranos de El Paso, con días que superan los 35 grados, podrían parecer implacables para el cultivo de la vid, la variedad zinfaldel es típica de la zona. Se puede visitar Zin Valle Vineyards (7315 Canutillo La Union Road) o la vecina La Viña Winery (4201 South Highway 28) para comprobarlo (gratuita en Zin Valle o US$ 5 en La Viña). Ambas se sitúan sobre el Camino Don Juan de Oñate, sección del Camino Real que marca la ruta que forjó el explorador y homónimo en 1598 para asentarse al norte del Río Bravo.

Esta ruta revela majestuosas arboledas de nogal y vastos campos de algodón, chile y maíz. Con Juárez justo del otro lado de la autopista, es obvio que El Paso siempre ha sido un lugar de primera para la comida mexicana. Pero los últimos años se incrementó la comida local. Tom’s Folk Cafe es la más pura expresión del nuevo paisaje culinario de El Paso y encajaría a la perfección en Brooklyn con su carne, sus verduras, sus panes locales y los candeleros hechos con botellas de vino.

Los nuevos centros musicales son parte del paisaje de vida nocturna de El Paso, y con el festival de música Coachella al oeste y el festival Austin City Limits al este, El Paso podría estar a punto de convertirse en un foco neural de los recorridos de grupos indie. The Lowbrow Palace atiende a la clientela universitaria, y Tricky Falls es un nuevo espacio musical.

DÍA 2. BIEN LOCAL

Conduzca hacia el desierto para probar el desayuno almuerzo de Ardovino’s Desert Crossing (mimosa de tuna, naranja caramelizada y waffle con pollo, tocino y manzanas salteadas (US$ 12) mientras oye retumbar el tren al pie del Monte Cristo Rey. Entre mayo y octubre funciona adyacente el Mercado de Productores, con productos locales y cervezas artesanales. La belleza de El Paso emana de las ineludibles montañas que rodean la ciudad.

Pueden apreciarse desde el Parque Estatal Montañas Franklin (US$ 5, sobre McKelligon Canyon Road), donde se camina por sendas montañosas en el desierto, repletas de cactus, agaves y lagartijas. Un serio esfuerzo realizado durante los últimos años para revitalizar el centro finalmente está dando frutos, a la par de una ola de establecimientos frescos que está inyectando nueva vida.

Visite el gratuito Museo de Arte El Paso para ver obras de arte locales, justo al lado del Plaza Theater. Orgullo de El Paso desde 1930, pone en escena obras de Broadway. Para apreciar algo bien local hay que recorrer la calle El Paso Street, con casas de empeño y tiendas mexicanas llenas de ropa barata, botas vaqueras y rarezas. El dedo desmembrado con el que jalaba el gatillo Pancho Villa tiene un precio actual de US$ 9.500.

DÍA 3. EN LA FRONTERA

Apile chiles verdes, chorizo, palta y chipotle sobre huevos, sírvalos con un acompañamiento de porotos negros, y tendrá un verdadero desayuno del suroeste en Ripe Eatery (910 East Redd Road). Cuando se reponga, prepárese para recorrer la Ruta Panorámica, que serpentea entre las montañas con vistas a la ciudad y lo deja cerca del Tranvía Aéreo Wyler. Es uno de los pocos tranvías públicos de Texas, y el recorrido de cuatro minutos a la cima de la montaña (US$ 7) termina en vistas panorámicas de la convergencia de dos países y tres estados (Texas, Nuevo México y Chihuahua, México). Esplendor algo parecido a la Triple Frontera de Argentina.

GALERÍA DE IMÁGENES

 

DATA

  • Coordenadas. El Paso es la segunda ciudad fronteriza más importante luego de San Diego. Se encuentra frente a Juárez (Chihuahua, México). Ambas están separadas por el Río Bravo.
  • Hospedaje. El centenario Camino Real Hotel (US$ 69) todavía conserva gran parte de su prestigio en el vestíbulo original, con candelabros y molduras doradas. Durante la Revolución Mexicana los huéspedes se reunían en la azotea para ver las batallas abajo.

(*) The New York Times / Travel. Nota publicada en Diario PERFIL el sábado 3 de agosto de 2013.

Deja un comentario