La magia de Melbourne

El arte se palpita en museos y grafitis urbanos. Hay mercados y pintorescos callejones para sibaritas y vanguardistas.

En la capital cultural de Australia, el arte se palpita en los museos y los grafitis urbanos. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: , , días

Cuándo ir: ,

Con quién ir: ,

Ideal para: , ,


Ver mapa más grande

Por Ingrid K. Williams. New York Times / Travel. Diario PERFIL

El hecho de que Melbourne, la capital del estado australiano de Victoria, regularmente aparezca en los primeros lugares de las listas de clasificación de las ciudades más habitables del mundo dice mucho sobre su eficiencia, limpieza y seguridad. Lo que ese reconocimiento no revela inmediatamente es que Melbourne es el sitio más emocionante de Australia, algo que debería ayudar a subrayar el Festival de Vino y de Comida de Melbourne que se celebra cada año y que en 2014 irá del 28 de febrero al 16 de marzo. Pero aun más notable es la distintiva energía creativa del destino, manifestada en todas partes, desde el floreciente arte callejero y los bares con onda hasta las boutiques locales y las atestadas cafeterías en callejuelas adyacentes.

Cuando incluso la cosmopolita Sydney habla de “melbournización”, es claro que algo especial está pasando en la segunda ciudad de Oz. Las peculiaridades más atractivas de Melbourne tienden a estar escondidas a la vista. Un ejemplo es el colorido arte callejero que decora muchos de los angostos callejones y caminos conocidos como “laneways”.  Los mejores ejemplos de este sofisticado grafiti pueden encontrarse en Hosier Lane y Rutledge Lane, donde casi todo –paredes, puertas, contenedores de basura– está adornado con  impresionantes murales y firmas.

Tome un tranvía hacia el tranquilo suburbio de St. Kilda, frente a la bahía, para cenar en Golden Fields, un restaurante con  diseño chic minimalista manejado por el reconocido chef local Andrew McConnell. Prepare sus papilas gustativas con un aperitivo como el aya!, cóctel elaborado con ginebra West Winds, licor de manzanilla y sake Rihaku Junmai. Después, siga por los deliciosos platos como el pato de piel crujiente cocido dos veces acompañado con pan al vapor y salsa de ciruela.

A menudo, el camino a guaridas discretas para beber conlleva a descender escaleras hasta bares en sótanos. Pero dos de los mejores bares de la ciudad dan vuelta ese concepto. Se trata de The Everleigh y Ferdydurke, con música de DJ. Allí podrá pedir la cerveza rubia local, Fat Yak (9 dólares australianos, casi igual que los estadounidenses), como también en el bar flotante Ponyfish Island, ubicado abajo de un puente, en medio del río Yarra (cerca de la estación Flinders Street).

Hay varios mercados diarios esparcidos en la ciudad, pero ninguno cuenta con tantos deleites y tesoros como el Mercado South Melbourne (322-326 Coventry St.). Además de las tiendas de especialidades y vendedores de curiosidades, cobija a SO:ME Space, un área especial para diseñadores emergentes.

Explore la cultura de Melbourne buscando la fachada de acero del Centro Australiano de Arte Contemporáneo (ACCA), un espacio de exhibición para artistas visuales australianos e internacionales de primer nivel. Después, visite la vecina Galería Nacional de Victoria Internacional. La entrada para ambos centros es gratuita.

Los amplios Jardines Botánicos Reales florecen todo el año con la rara y maravillosa flora del continente. Pero durante el verano, el parque también alberga el cine al aire libre más encantador del lugar, donde se proyectan desde estrenos hasta clásicos de culto. Es bueno soltar el bolsillo para comprar un boleto Gold Grass, que da derecho a una acogedora cama “beanbag”, asientos preferenciales y servicio de meseros del bar de golosinas antes de la película.

Si el  clima no coopera, vaya al Astor Theatre para disfrutar de una función doble en este clásico de una sola pantalla tipo art déco. Decorado con alados “hombres pájaro” suspendidos del techo, Birdman Eating (238 Gertrude) es el sitio perfecto para recibir el día. Para empezar, se recomienda ordenar un café “flat white” y pan tostado de plátano con pedacitos de limón. No hace mucho Gertrude Street era un sitio de reunión de personajes indeseables, pero ahora la zona se modernizó y está llena de tiendas eclécticas que piden a gritos ser visitadas. Luego de Birdman, empiece en el negocio de al lado con la extensa colección de discos de vinilo de Northside Records. En la misma cuadra, Dagmar Rousset vende estampados alocados y coloridos tejidos.

Finalmente, merecen consideración los productos de diseño de Since Grey. A poco más de 16 kilómetros en las afueras de Melbourne está Heide, la ex casa de John y Sunday Reed, prominentes mecenas de las artes que reunían artistas en las décadas de 1930 a 1950. Actualmente, funciona el Museo de Arte Moderno Heide, con obras de artistas australianos modernos y contemporáneos, principalmente. La propiedad, salpicada de esculturas, es un sitio espléndido y relajante para despedir la ciudad.

» GALERÍA DE FOTOS

  • Coordenadas: situada en el extremo sudoeste de Australia, Melbourne es la capital del estado de Victoria. Es la segunda ciudad más importante del país.
  • La mejor ruta: no hay vuelos directos a Melbourne desde Argentina, con lo cual es necesario realizar una o más escalas que varían según las aerolíneas. Se consiguen pasajes desde $ 26.670 con impuestos.
  • Alojamiento: dormir en un hotel tres estrellas en el centro de la ciudad cuesta desde $ 729 la habitación por noche en base doble sin impuestos ni desayuno.
  • Clima: Melbourne es famosa por su clima cambiante. Como regla general, presenta clima templado, con veranos tibios a calurosos (promedio de 25°C), primaveras y otoños suaves e inviernos fríos (media de 14°C).
  • Visa: para ingresar a Australia es requisito gestionar una visa con cita previa en la embajada local. Tiene un costo de $ 730.

Seguinos en Twitter: @TurismoPerfil

 

Deja un comentario