Túnez, entre zocos, oasis y “Star Wars”

Tozeur es la última ciudad tunecina antes del gran desierto. En sus cercanías George Lucas creó el planeta Tatooine para su célebre saga. Fotos

Tozeur se encuentra en un lugar estratégico, muy cerca del desierto del Sáhara y también del lago salado de Chott El Jerid. Dos paisajes incomparables que bien merecen una visita. Se trata de una localidad con mucho encanto, no sólo por ser el mayor oasis de Túnez. Foto: AFP [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Ideal para: ,


Ver mapa más grande

Las modernas leyes de Túnez, abiertas al turismo occidental y a sus influencias, siempre fueron un reclamo para que la industria cinematográfica acudiera a sus ciudades y paisajes para rodar. Y así es como George Lucas llegó por primera vez a Tozeur, buscando localizaciones para los mundos extraterrestres que tenía diseñados para una película llamada La Guerra de las Galaxias: una nueva esperanza.

El éxito de esta película, unido a su fugaz enamoramiento del lugar, animó a Lucas a volver a rodar allí 20 años después, cuando filmó la primera parte de la saga en el paraje conocido como Ongh Djemel, que acabó convirtiendo en el planeta Tatooine, donde nació Darth Vader. Para ello construyó un poblado que las autoridades tunecitas se empeñan en conservar intacto. Este paraíso para los freaks, pese a ser de utilería, tiene su encanto ya que combina la arquitectura autóctona con elementos futuristas como antenas plateadas para comunicarse -quién sabe- con otros mundos.

Entre sus elevadas cumbres forman empinados valles por donde corren pequeñas corrientes de agua que dejan a su paso una hilera de oases entre las montañas, pasos estrechos, diseñados por el serpenteante arroyo. Es el caso de Chebika, el ejemplo más hermoso por su considerable caudal (dadas las circunstancias) y por la enorme grieta que crea a su paso. Entre sus muros, una riada de visitantes van y vienen sorprendiéndose por sus pequeñas cascadas, sus pozas cristalinas y sus imponentes paredes. Este aspecto salvaje pero armonioso atrajo las cámaras de Hollywood y películas como ‘El paciente inglés’ montaron ahí sus trípodes.

Galería de fotos

Deja un comentario