PROVINCIA DE CÓRDOBA

La magia de Nono

Sorprende con soleados balnearios y desafiantes cerros. Tierras de comechingones protagonistas de innumerables leyendas. 

Este poblado al oeste de la provincia de Córdoba, Nono sorprende al viajero con soleados balnearios y desafiantes cerros. Recomendado para disfrutar en familia, estas tierras de comechingones son hoy protagonistas de innumerables leyendas.  [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: , , días

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para: , , , , ,

El Camino de las Altas Cumbres cordobesas es una de las rutas obligadas para todo turista que decide visitar esta región, situada en el mismo centro de la Argentina. Un entretenido circuito que desemboca en un verde valle, con propiedades climáticas muy benéficas, donde se posaron, hace ya unos cuantos años, una veintena de pintorescos poblados. Cada uno con sus características particulares, ofrecen al visitante una amplia variedad de actividades para desenchufarse de la rutina.

Rodeados de bellas montañas y apacibles brazos de agua, los campos cordobeses permiten disfrutar de la temprana primavera y cálidos días de playa en un sinfín de balnearios públicos y privados. Nono es uno de los más antiguos, ubicado al pie de los cerros que le dieron su nombre, donde una misteriosa leyenda aborigen asegura que éste fue uno de los refugios de la tribu Comechingón, la misma que lideró feroces batallas ante la llegada de los enviados españoles. Las raíces de esa historia constituyen la idiosincrasia de este pequeño poblado con calles aún de tierra, una típica iglesia del siglo XVIII y la plaza central donde se concentra la cultura.

Con la historia a cuestas

Nono significa, en lengua quechua, “senos de mujer”. Distante unos 120 kilómetros de Córdoba, ciudad Capital, representa un típico poblado cargado de historia por haber sido el último asentamiento indígena de Traslasierra. En sus inmediaciones fueron hallados vestigios de los comechingones. Fue escenario de fuertes enfrentamientos por la posesión de las tierras y registra en la zona el paso de diferentes grupos jesuitas. Uno de los sitios que aún recuerda este pasado es la Capilla de 1757, cuyas paredes de tapial se levantaron con piedra y barro.

Otro destacado paseo que conectará al viajero con los orígenes del lugar es el recorrido por el Museo Polifacético Rocsen, con más de 20 mil piezas en exposición provenientes de diferentes rincones del mundo. Único en su tipo, representa, desde 1969, un vasto reservorio arqueológico, etnológico y antropológico que resume la evolución humana en toda su extensión. A cinco minutos del pueblo, sorprende al viajero con más de 40 estatuas de defensores de la paz, viejos automóviles, instrumentos musicales, objetos relacionados con la imprenta, el cine y la fotografía, así como la recreación de un antiguo almacén de ramos generales.

Paseos y aventura

Situado a más de 900 metros sobre el nivel del mar, Nono tiene extensos ríos queforman hermosas cascadas y profundas ollas, elegidas por clavadistas y ávidos del pique. Totalmente preparado para recibir al viajero con la mejor hospitalidad, su rústico paisaje invita a las más variadas actividades como trekking, cabalgatas, montañismo, paseos en sulky y parapente. En sus 12 kilómetros de tranquilas y doradas playas, se ofrecen servicios de camping, estacionamiento, restaurante, asadores para degustar una rica parrillada y espacios de sombra para refugiarse del sol.

Entre los más elegidos está Paso de las Tropas, donde aseguran el paso del General Paz antes de enfrentarse con Facundo Quiroga durante la guerra civil entre unitarios y federales, que marcó un hito en la historia del país. Por la avenida Los Porteños, es posible llegar a Los Remansos, unas extensas playitas de canto rodado, y a La Toma, que tiene piletas de más de ocho metros.

Salidas y gastronomía

Alto del Monte es ideal disfrutar un cierre de jornada en alguna de las cervecerías o pintorescas casas de té. Entre los circuitos posibles, que resulta imperdible durante las noches de luna llena montados a caballo, está el que nos conduce hasta el poblado de Las Calles, desde donde se ven inigualables panorámicas de las Sierras Grandes.

Allí, está el Club de Golf La Quebrada, un asentamiento de ingleses empleados del ferrocarril donde, según cuenta la leyenda, un picapedrero italiano cortó, a cincel y martillo, las prolijas piedras de la mayoría de las casas. Otra de las opciones es el restaurante Gaynor, donde se degustan dulces y chutneys caseros, y la Granja de Truchas. Como variante está Los Algarrobos, para adquirir un famoso tejido teñido a mano en la casa de las hermanas Pérez. Además, un serpenteante camino para ver el cerro El Mogote, por la misma ruta que hiciera el famoso Cura Brochero.

Reservas naturales

La flora y la fauna que caracterizan la región se puede apreciar recorriendo los alrededores de cada pueblo. Entre las aves, se destacan el cóndor, el águila, el halcón y la reina mora. Abundan las liebres, y también habitan la zona pumas, vizcachas, zorros y comadrejas. Suelen encontrarse coloridas iguanas y lagartijas, y entre los árboles se conservan algarrobos, chañares, talas y quebrachos. Tres de las áreas más protegidas recomendadas para visitar son el Parque Nacional Quebrada del Condorito, la Reserva Natural Pampa de Achala y la Reserva Natural Chancani.

Apartados imperdibles

A muy escasa distancia, una de las excursiones de mayor aventura la representa el ascenso al Cerro Champaquí, de 2790 metros, el más elevado de la provincia cordobesa. Los turistas serán acompañados por guías especializados en un paseo de día completo que se puede hacer a pie o a caballo, y permite, desde la cima, apreciar algunas de las mejores panorámicas del valle.

En el Paraje Quebrada de Los Pozos, es posible encontrar una colosal obra de ingeniería en el denominado Lago la Viña. Un dique que terminó de construirse en 1944 y trasciende en el continente por su paredón de más de 100 metros de altura. Irresistible para la pesca del pejerrey, y actividades náuticas como remo y canotaje. A cinco kilómetros, en la localidad de San Huberto, son imperdibles los tratamientos de fangoterapia en el Complejo Qué Lindo Lugar.

Finalmente, en El Perchel se encuentra la primera licorería artesanal de Traslasierra, donde elegir entre 100 variedades de gustos y exquisitos productos elaborados a base de frutilla. Se trata de Eben-Ezer, una antigua casona restaurada de 1887, que ofrece las maceraciones de frutas, hierbas, flores y chocolates.

Un comentario en “La magia de Nono

  1. Julio | 23/07/2014 | 17:48

    Toda esa zona es una maravilla, los paisajes, los rios cristalinos y con el gran Champaqui custidiando todo, San Javier, Los Hornillos, y tantos otros lugares para disfrutar…

Deja un comentario