Estocolmo, destino en expansión

Con el flamante Museo de Abba y un Hall of Fame de los grandes nombres de la melodía sueca, Estocolmo expandió sus márgenes a otros barrios antes excluidos del circuito turístico. Fotos

Para muchos, la capital sueca es sinónimo del grupo pop Abba. Otros llegan en busca de la nueva cocina nórdica o la fama de las islas Sodermalm y Gamla Stan. Pero hay más, como el shok de naturaleza costera en Djurgården. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir: , ,

Con quién ir: ,

Ideal para: , , , ,

Por Ingrid K. Williams (The New York Times / Travel)

Si los residentes de Estocolmo parecen particularmente engreídos en estos días, tienen un buen motivo. Desde hace mucho, la capital sueca ha estado catalogada entre las más adorables de Europa, con una belleza de su zona céntrica caracterizada por majestuosa arquitectura y elegantes vías fluviales. Pero inauguraciones en vecindarios periféricos –galerías en el norte, boutiques en el sur, una cervecería artesanal en los suburbios, arte en el archipiélago– están expandiendo los límites de la ciudad dignos de exploración. Si le agregamos el emocionante paisaje de restaurantes de Estocolmo, nacido del popular movimiento culinario Nuevo Nórdico, el orgullo de los locales es perfectamente entendible.

Día 1, beber y comprar

Los cafés abundan en Estocolmo, pero ninguno es tan interesante como Snickarbacken 7. Localizado en un ex establo sobre una calle sin salida, el multifacético espacio cuenta con una tienda conceptual adyacente, además de exhibiciones itinerantes. Beba un jugo recién exprimido –el de manzana con jengibre y menta es picante pero refrescante– y después examine el negocio de la parte de atrás, donde blazers clásicos cuelgan junto a etiquetas suecas como Tuss (suaves camisetas para niños) y Stutterheim (gabardinas muy elegantes).

Con el sol aún alto en el cielo, pasee entre galerías de arte al noroeste del centro de la ciudad, un área raras veces explorada por los visitantes, comenzando por los alrededores del ex complejo industrial de Hudiksvallsgatan. Salpicada con bares relajados y clubes sencillos, Sodermalm es la isla del centro con mejor vida nocturna. Empiece por Vanster, un discreto bar chic, que sirve cócteles sólo a los que pueden encontrar la forma de llegar. Pista: busque una puerta de color marrón sin ningún letrero y toque el timbre. También ayuda saber que el nombre del bar significa “izquierda”. Luego, siga a Skanstullsbron, el puente sobre el extremo sur de Sodermalm. A media noche, la fiesta apenas estará empezando en Tradgarden, donde podrá jugar ping-pong, beber cerveza y bailar hasta el amanecer.

Día 2, arte isleño

La mayoría de los turistas nunca experimenta la abundante naturaleza circundante. Pero Artipelag, una nueva sala de arte localizada en el archipiélago entre 22 hectáreas de campos y bosques, está ayudando a cambiar eso. El moderno complejo abrió sus puertas en 2012 en una preciosa ubicación costera a tan sólo 20 minutos en autobús desde el centro urbano. Gran parte de Estocolmo se ve como una tarjeta postal “fotoshopeada”, pero el moderno vecindario de Sodermalm, conocido como SoFo, es una refrescante excepción. Descúbralo a través de sus boutiques creativas, tiendas clásicas y cafés independientes.

Empiece en la librería Konst-ig, siga por Hipp!, una boutique de joyería, y haga una última parada en Parlans Konfektyr, una tienda de dulces caramelos con sabores como sal de mar, cardamomo y regaliz. El islote de Gamla Stan es más famoso por sus pintorescas calles adoquinadas que por sus lugares de calidad. Pero eso cambió cuando Bjorn Frantzén, un chef galardonado con dos estrellas Michelin, inauguró un complejo. Arranque la noche en Corner Club, el elegante bar de cócteles. Después, escabúllase escaleras abajo a Alg Hjartat, con cervezas artesanales escandinavas.

Día 3, en el campo

El otrora peligroso vecindario de Hornstull presume de nuevos restaurantes y cafés, de un brillante complejo comercial y dos plazas recién construidas. El último atractivo es Hornstulls Marknad, un mercado semanal de verano que se extiende sobre un paseo costero. Los puestos venden todo tipo de cosas, desde botas Acne de colección hasta bolsos bordados a mano, pero no se vaya sin visitar los puestos de comida para las provisiones del día de campo. Djurgården, la isla central de 3,2 kilómetros de largo, posee vastas extensiones de bosques y verdeantes praderas donde encontrará toros pastando frente a rápidos Volvos. Para llegar, alquile una bicicleta y pedalee al Este sobre las sendas de grava que abrazan la costa norteña. Siga hasta encontrar el lugar perfecto de césped y disfrute su picnic báltico.

→ Galería de fotos

Deja un comentario