COREA DEL NORTE

Turismo “extremo” en el país más desconocido y hostil del mundo

¿Viajarías a Corea del Norte, donde está prohibido sacar fotos en cualquier parte y las habitaciones de los hoteles tienen micrófonos ocultos?

Al año, sólo unos 3.500 occidentales (y privilegiados) visitan el país asiático, a cuyos guías turísticos acompañan día y noche, alojándose incluso en el mismo hotel. Fotos: AP [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Ideal para:

Por Darío Silva D'Andrea

Una experiencia única”,meterse en un túnel del tiempo” o “visitar el país más hermético del planeta”: así publicitan algunas agencias de turismo europeas que ofrecen viajes organizados a Corea del Norte, una de las naciones más herméticas y pobres del mundo, gobernada por una dinastía comunista totalitaria y en la que tomar fotografías sin permiso está prohibido.

La figura del dictador Kim Jong-un y sus ancestros domina la vida diaria y cada rincón de la desolada Pyongyang, repleta de gigantescos rascacielos sin terminar y unas 30.000 estatuas de los líderes comunistas antes que las todos, locales y extranjeros, deben postrarse una vez en la vida.

Sin embargo, en el último comenzaron a verse pequeños síntomas de apertura que, de paso, permitieron que se conozca un poco más sobre este desconocido país. Así, el régimen permitió a los extranjeros que llevaran cámaras y celulares para después activar además una red 3G para turistas. El enigmático país no es, sin embargo, una opción “low cost”: una excursión típica de cinco noches, que incluye las obligatorias visitas a monumentos y edificios del régimen, cuesta unos US$1.550.

Carl Meadows, guía turístico especializado en Corea del Norte que ha visitado el país 15 veces en los últimos ocho años, explicó a la BBC cuál es la atracción de este país tan poco conocido: “Los grupos a menudo están formados por viajeros experimentados, de mente abierta, que han escuchado muchos cosas sobre este lugar y desean comprobarlo por sí mismos. Pyongyang es una ‘ciudad escaparate’. La mayoría de la gente encuentra fascinante pasar un tiempo en lo que es una de las capitales más extrañas del mundo”.

Pero lo que la mayoría de los visitantes extranjeros encuentra al llegar es una panorámica cuidadosamente planeada por el gobierno: no hay casi ningún signo de pobreza, escasez de alimentos o abusos de derechos humanos que perjudiquen a su población. De hecho, mientras están en Pyongyang los turistas son bien alimentados y que se les trata como “huéspedes del Estado”, siendo hospedados en lujosos hoteles especiales para turistas y se les trata en hospitales para extranjeros.

Andrew Drury, de Surrey, Inglaterra, y ha viajado con su primo Nigel Green a muchas de las zonas más peligrosas del mundo, desde Mogadiscio, en Somalia, hasta Irak, dijo a la BBC: “El país está tan deteriorado y es tan pobre que realmente es risible que estemos preocupados de que puedan comenzar una guerra. No podrían mantener la electricidad funcionando durante más de media hora”. Drury dice estar seguro de que “las habitaciones de los hoteles están cubiertas con micrófonos ocultos”.

Nuestros guardias de seguridad salieron del elevador en un piso y nosotros seguimos hacia nuestras habitaciones“, agregó Drury en la entrevista. “Queríamos intentar salir del hotel sin ellos, pero cuando estábamos bajando el elevador se detuvo en otro piso sin número y entraron ellos. Nunca pudimos escaparnos”.

Se llevaron nuestros teléfonos y computadoras en la frontera pero no pudieron entender lo que era un iPad así que se nos permitió quedarnos con él. No hay internet así que no pudimos enviar correos. Cuando le mostré algunos de mis videos a una mujer que estaba en nuestro equipo de seguridad ni siquiera sabía quiénes eran los Beatles”, contó Drury.

¿Cómo visitar este país que apenas podemos ver a través de Googlemaps y al que la Fundación Freedom House clasifica como “No libre” en su ranking sobre libertad de prensa? Entrar no es nada fácil, y el trámite se diluye en papeles que presentar ante el Departamento de Turismo, dentro del Ministerio de Relaciones Culturales de la República Popular Democrática de Corea; una vez revisados y aprobados, el Ministerio emite los visados a la agencia de viajes contratada, que la entrega a los viajeros antes de la partida (y para evitar problemas una vez iniciado el viaje).

Una vez adentro del país, las cosas no son menos difíciles: según narra el sitio de viajes Traveler.es, al bajar del avión, todos los teléfonos celulares son requisados y alrededor del grupo de viajeros se posicionan tres acompañantes que seguirán día tras días las actividades de estos. Por un lado, un guía norcoreano que habla el idioma de los visitantes, el chófer del autobús y una tercera persona “que se encarga de la seguridad de los viajeros”.

Al año, sólo unos 3.500 occidentales (y privilegiados) visitan el país asiático, a cuyos guías turísticos acompañan día y noche, alojándose incluso en el mismo hotel. Se prohibe al viajero tener cualquier tipo de contacto con la población norcoreana y solo se pueden tomar fotografías de los lugares o situaciones que el funcionario permita. Si el visitante hace algo indebido, como tomar fotos de lugares vedados, el guía remite un informe al gobierno, que procede a expulsar y prohibir la entrada a Corea del Norte al visitante.

Esto le pasó a David Guttenfelder, prestigioso fotógrafo y corresponsal de la agencia Associated Press, que retrató la vida diaria de Corea del Norte y la publicó en su cuenta de Instagram durante mucho tiempo. Guttenfelder habló sobre su experiencia: “Nadie puso su mano frente a mi cámara y nadie me impidió tomar ninguna imagen”, dijo al sitio web The Wire.

No hubo revisiones“, agrega Guttenfelder. “No miraron mis fotos antes que las enviara como cable de Associated Press o a mi cuenta de Instagram. Facebook inclusive me preguntó si quería etiquetar a mis ‘amigos’ Kim jong Il y Kim Il Sung cuando subí mis fotos”. Hasta que el gobierno de Kim Jong-un decidió que no todo se puede mostrar.

Otros casos, conocidos hace unos meses, son los de los norteamericanos Matthew Miller Todd, de 24 años, y Jeffrey Edward Fowle, de 56, fueron arrestados en abril. Según el gobierno norcorean, ambos serán juzgados por “perpetración de actos hostiles”, entre otros delitos. Uno de ellos fue detenido poco después por haber dejado una Biblia en su hotel lo que supondría una violación de las cláusulas de su visado.

→ Galería de fotos

7 Comentarios en “Turismo “extremo” en el país más desconocido y hostil del mundo

  1. Pingback: Corea del Norte cierra sus fronteras para evitar el ébola | Turismo

Deja un comentario