CIUDAD DE BUENOS AIRES

El flamante «Néstor Kirchner», entre los centros culturales más grandes del mundo

Con arquitecturas sorprendentes, son punto de encuentro de las artes y la cultura. Fotos

El viejo Palacio de Correos y Telégrafos de Buenos Aires, construido hace 85 años, y ahora reciclado como el Centro Cultural Presidente Néstor Kirchner, pasará a competir con los grandes del mundo desde su inauguración, este 21 de mayo. Se trata de una obra “faraónica” que se sumará a la lista de grandes centros de artes y cultura del mundo, como el Lincoln Center de Nueva York o el Centro Georges Pompidou de París.

Las obras abarcaron los amplios salones ceremoniales como el Salón de Honor –en el 2º piso- y la Sala Eva Perón –en el 4º-; la puesta en valor de la luminaria antigua, recuperación de teselas (pequeñas piezas que conforman un mosaico) francesas, herrería y carpintería en general. A su vez, la cúpula resultó de la recuperación de un espacio residual que mantuvo su estructura en la que fueron reemplazadas las pizarras (tejas) por un vidrio facetado que junto a un sistema lumínico computarizado (de luces de led) se convierte en un atractivo para la ciudad. Ese lugar de usos múltiples cuenta con mobiliario móvil, un escenario levadizo con luces escénicas, bancos laterales de pinotea y un exclusivo sistema de refrigeración.

A continuación, te mostramos cómo son los centros culturales más grandes del mundo.

El Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou de París, creado por Renzo Piano y Richard Rogers en 1972 y renovado para recibir el nuevo milenio, es el lugar idóneo para todo lo moderno. Sus creadores dotaron al conjunto de su característico aspecto industrial, luminoso y original, tejido a base de tubos multicolores que consiguen destacar de forma positiva entre el resto de las construcciones que lo rodean. Este edificio (con 45.000 m2 accesibles al público) se ha convertido en pocas décadas en un referente para los amantes de las manifestaciones más singulares del arte contemporáneo.

Su punto fuerte es el Museo Nacional de Arte Moderno. Cuenta con terrazas descubiertas con esculturas de Calder, Takis, Richier o Miró. Las distintas salas de la quinta planta (de 1905 a 1960) acogen obras de autores de primera línea, como Picasso, Miró, Matisse o Braque y, en general, invitan al visitante a hacer un recorrido por las principales vanguardias del siglo XX. Finalmente, el nivel 6 alberga las exposiciones temporales. Es imprescindible subir hasta arriba para contemplar la panorámica de la ciudad.

El Rockefeller Center (Nueva York) nació con la intención de ser una ciudad dentro de otra ciudad, múltiples edificios que congregarían en un mismo complejo todas las necesidades de sus usuarios, entre las que se barajó la posibilidad de crear un macrojardín que uniera algunas azoteas mediante puentes peatonales, en un claro guiño urbanístico a los míticosjardines de Babilonia, una de las siete maravillas del mundo antiguo. Al final, los puentes no se materializaron, pero sí los jardines, que sirven como lugar de descanso a los trabajadores y algunos afortunados que visitan el complejo. Este complejo de 19 edificios comerciales, que cubre 89.030,84 m2) sin duda las mejores y más seguras vistas de Nueva York desde su mirador.

Ópera, teatro, ballet, exposiciones y en 61.000 m²… el Lincoln Center For The Performing Arts de Nueva York es para volverse loco. Se trata de uno de los centros de artes escénicas más grandes del mundo, cuyos precios además son asequibles. Su construcción, cuyo diseño se inspiró en un proyecto de Miguel Ángel para la colina capitolina de Roma, se demoró un tiempo una vez aprobado el proyecto para permitir que se rodaran en los suburbios colindantes a la calle 62, conocidos como West Side, algunas escenas de ‘West Side Story’.

El realizador incluso fue más allá y contrató a las bandas del barrio para que vigilaran el set de filmación durante el rodaje. Igual colgaron un cartel que decía: “Este set lo vigila una banda del barrio”. El nuevo Met sustituye al viejo Met, que finalmente fue demolido. El nuevo vio la luz en 1966 y se estrenó con la ópera de Samuel Barber, Antonio y Cleopatra. El edificio es obra del arquitecto Wallace K. Harrison y es el auditorio de su tipo más grande del mundo, con capacidad para casi 4000 personas.

Las suaves formas del Centro Cultural Internacional Óscar Niemeyer no dejan a nadie indiferente. Se alza junto al caso histórico de Avilés (Espa), creando un juego de contrastes entre los colores y formas del edificio del arquitecto brasileño y las casas bajas con balcones y cristaleras. El arquitecto brasileño Óscar Niemeyer se inspiró, para la realización de este trabajo, en las curvas de la mujer brasileña, de hecho solo hay tres paredes rectas en todo el edificio.

La Torre del centro, de 20 metros de altura, tiene como objetivo tratar la gastronomía como un bien cultural más. Además, alberga una coctelería y una cocina con chef residente y mesa para doce. Todo comenzó con el premio Príncipe de Asturias que recibió el arquitecto brasileño en 1989. Como le pasaría a Woody Allen, Niemeyer se enamoró de la hospitalidad asturiana a la que recompensó con un proyecto de “Una plaza abierta a todo el mundo, un lugar para la educación, la cultura y la paz”.

[Galería de fotos]

29 Comentarios en “El flamante «Néstor Kirchner», entre los centros culturales más grandes del mundo

  1. Mercedes | 21/05/2015 | 22:53

    Maravilloso!! Tenemos patria!

  2. Pingback: LA HISTORIA DEL CENTRO CULTURAL KIRCHNER El proyecto que el rey no quiso financiar | Impacto Castex

  3. silvana | 23/05/2015 | 17:39

    Habrá que cambiarle el nombre a partir de diciembre…no puede llevar el nombre de un corruoto!!!

Deja un comentario