PROVINCIA DE BUENOS AIRES

El puerto, paseo ineludible para quien visita Mar del Plata

Este espacio es un centro de atracción para todos. Sus lanchas amarillas son una postal reconocible en todo el mundo. Gastronomía y vida animal.

Emblemático, el puerto es uno de los paseos obligados para quien visita Mar del Plata, una de las ciudades más concurridas este verano 2015. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: , ,

Cuánto tiempo ir: , días

Cuándo ir: ,

Con quién ir: , ,

Ideal para: , ,

Emblemático, el Puerto de Mar del Plata es uno de los paseos obligados para quien visita la ciudad, tan característico como las gaviotas, los pesqueros, las redes, la gastronomía a base de pescado y las playas colmadas de turistas. Este espacio es un centro de atracción para las cámaras fotográficas: no en vano, el conjunto de lanchas amarillas amarradas inspiró una foto que se convirtió en postal y dio la vuelta al mundo.

Pasear por la Escollera Sur, que se interna tres kilómetros en el mar, y conocer la colonia de lobos marinos que habita el sector, constituye un atractivo tan imperdible como el singular espectáculo de amarre de las típicas embarcaciones en la Banquina de Pescadores, sobre la escollera norte.

Es un espectáculo de singular belleza, al atardecer, cuando todas las lanchas regresan al puerto y descargan la pesca del día, balanceando las redes cargadas de cornalitos, langostinos, pejerreyes, corvinas, lenguados y calamares. Todas las embarcaciones costeras de pasajeros parten de esta escollera, al igual que los tours turísticos que desean recorrer el interior del puerto, ubicado a sólo 404 km de Buenos Aires.

En el acceso a la banquina hay un paseo donde el viajero suele comprar souvenirs, artesanías confeccionadas con caracolas y también pescados y mariscos recién extraídos del mar. Todos los años, en enero, se celebra la Fiesta del Pescador, organizada por la comuna portuaria de Mar del Plata. Por ser temporada alta concurren muchos turistas al festejo, que se realiza en la “Cantina” , situada en las inmediaciones. Se degustan platos elaborados a base de la pesca del día y se realiza la elección de la Reina de los Pescadores.

La celebración, que generalmente se extiende por dos semanas, culmina con una misa, donde se bendice a los pescadores que arriesgan año tras año su vida en el mar. También se lleva a cabo una procesión, donde se exhibe la imagen de San Salvador, patrono y protector de los pescadores.

En el acceso al puerto se levanta el Monumento al Hombre de Mar y la Plazoleta Luis Piedrabuena; mientras que su área más pintoresca comienza a vislumbrarse con los clubes deportivos, astilleros, y con el imponente Elevador de Granos y su galería de embarque.

La Banquina de Pescadores, coloreada por las lanchas costeras; el Monumento al Hombre de Mar; la Reserva Natural Puerto de Mar del Plata, último reducto de un sistema de lagunas y bañados costeros; el Barrio Puerto, definido por la pesca, los inmigrantes italianos y la fe religiosa; y la Gruta Nuestra Señora de Lourdes, inspirada en la gruta francesa, son los rincones deslumbrantes del puerto que no se puede dejar de conocer.

A metros de la banquina de pescadores está situado el Complejo Gastronómico, uno de los puntos más concurridos de “La Feliz”: hay restaurantes a la carta y otros de auto-servicio, todos especializados en platos a base de pescados y mariscos, que además cuentan con variedad de productos en conserva para llevar.

Se puede comer en el interior de los locales y también al aire libre, en un marco de mesas tendidas cercadas por flores, especialmente rosales. En alta temporada, es un foco gastronómico sumamente demandado por el turismo. Si bien hay muchos, a veces es difícil poder elegir, dado que en general se accede al que disponga de alguna mesa libre.

En el local ocho del centro comercial, está ubicado el Museo del Hombre del Puerto, “Cleto Ciocchini”: inaugurado en 1990, los cuadros que allí se exhiben son el fiel reflejo de la vida portuaria. Posee colección de fotos, documentación y bibliografía sobre la vida de los pescadores, peripecias, sacrificios y anécdotas.

En la escollera Sur, tres kilómetros mar adentro, se encuentra la reserva de Lobos Marinos de un Pelo, cuya particularidad es que alberga sólo ejemplares machos, dado que el apareamiento de esta especie se produce en las costas uruguayas. Son alrededor de 800 ejemplares y pueden divisarse fácilmente desde la costa.

También en el predio portuario se encuentra la Gruta de Lourdes, visitada todo el año por el turismo de fe, que es una réplica casi exacta de la original de Francia. El santuario de la virgen está emplazado en una antigua cantera, la imagen tiene incrustaciones en onix y está enmarcada con una tupida vegetación.

En la entrada, a la izquierda, está representado el Vía Crucis. Además de una capilla al aire libre, hay una réplica a escala de la ciudades de Belén y Jerusalén, con efectos especiales, como juego de luces, personajes bíblicos que se desplazan y una fuente que vierte agua. Este complejo religioso cuenta en su parte superior con el oratorio San José y una santería; y aunque recibe numerosas visitas diarias, hay un día en especial que convoca a multitudes: es el 11 de febrero, día de la Virgen de Lourdes.

Un comentario en “El puerto, paseo ineludible para quien visita Mar del Plata

Deja un comentario