Recorrido de lujo por la Cuba colonial

Dos hermosas ciudades coloniales de Cuba que destacan por su belleza y sus recuerdos históricos. Galería

Cienfuegos. La "Perla del Sur", como también se la conoce a esta ciudad por su inmensa belleza arquitectónica. Foto: Andrés Mariani [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Ideal para: ,


Ver mapa más grande

Por Laura Gambale | Fotos: Andrés Mariani (*)

Al centro de la isla de Cuba, la ciudad de Santa Clara tiene un condimento único que la hace especialmente irresistible para los más nostálgicos: la tumba de Ernesto Che Guevara, líder de la revolución cubana de 1959. Se trata de una ciudad tranquila del interior, que desde los años 80 es sede del memorial del Che, en recuerdo a la victoria que quitó del poder al dictador Batista.

Recordemos que Guevara, a fines de 1958, se dirigía desde Sierra Maestra hacia La Habana, cuando fueron interceptados en Santa Clara por un tren blindado cargado de refuerzos oficiales para frenar el camino de la guerrilla. Al enterarse de la situación, el Che hizo que su grupo levantara las vías para descarrilar al tren lo cual lograron con éxito. Doce horas después de la toma de Santa Clara, Batista huiría del país. Cuando se halló en 1997 los restos de Ernesto Guevara, 30 años después de su muerte en Bolivia, fueron trasladados hasta aquí y el memorial fue convertido en el actual mausoleo.

Otro sitio de paso obligado es el museo con los efectos personales del Che, ubicado justo debajo de la inmensa estatua con la famosa inscripción “Hasta la Victoria Siempre” construida por José de Lázaro Bencomo. Y también vale la pena visitar el tren acorazado y descarrilado por los rebeldes, hoy convertido en museo. Lo cierto es que a pesar de ser epicentro histórico, dicha ciudad no cuenta con turismo masivo ni suele estar incluida en paquetes internacionales, lo cual, la puede volver aún más atractiva.

Cienfuegos, por su parte, se encuentra en los márgenes de la bahía de Jagua –también conocida como Cienfuegos-, de una longitud de 22 km y un ancho de 13 km. La “Perla del Sur”, como también se la conoce a esta ciudad por su inmensa belleza arquitectónica, pertenece a la provincia de nombre homónimo, está situada en la parte centro meridional de la isla y es recortada por la Sierra del Escambray. Dicha sierra ofrece alternativas en ecoturismo para los amantes de trekking por senderos, ríos y cascadas, donde podrán tomar baños tonificantes en piscinas naturales como ocurre en el Pico de San Juan, la mayor elevación del centro y occidente del país a 1140 metros.

Su gente parece tranquila, camina sin apuro y es muy amable. Los fines de semana, es común ver como sus plazas se colman de vecinos con ganas de compartir una charla y un mojito mientras dejan que su vista se pierda en la bahía. Entre los principales puntos de encuentro (para locales y turistas) se destaca el paseo del Prado, el cual recorre gran parte del litoral de la bahía y es aún más extenso que el Malecón (en la rambla de La Habana).

Si se encuentra en el primer día de estadía y su ansiedad no lo deja desempacar las maletas, es recomendable comenzar la visita por el centro histórico, declarado Monumento Nacional, donde se encuentra conjugado el patrón neoclásico del siglo XIX con el código ecléctico del siglo XX en edificaciones de alto valor arquitectónico, cultural e histórico. Entre las que se destacan, se encuentra el monumento de José Martí, el Apóstol de la Independencia de Cuba, y el Arco del Triunfo y la Catedral de Nuestra Señora de la Purísima Concepción.

Para acceder a esta ciudad se puede hacer a través de las líneas de ómnibus Astros y Vía Azul la comunican directamente con Ciudad de La Habana, Trinidad, Santa Clara y Camaguey. Además, existe un aeropuerto internacional que recibe vuelos regulares desde Canadá y vuelos charter de Aerocaribbean y Aéreo Taxi desde prácticamente cualquier punto del país.

El litoral fueguino también tiene opciones atractivas: Desde el Faro Punta Colorados hasta Punta Gavilanes, existen 30 puntos de buceo y 3 centros de aprendizaje: Faro Luna, en el Hotel Faro Luna en la playa Rancho Luna (la principal playa de Cienfuegos de aguas transparentes ubicada a 20km de la ciudad); Guajimico, en la Villa Guajimico en el km 42 de la Carretera a Trinidad y Whale Shark, en el Hotel Rancho Luna.

Bajo el mar se podrán observar grutas sumergidas ubicadas entre 6 y 40 metros, barcos hundidos, peces multicolores, y lo más atractivo: el llamado “Notre Dame”, un coral de columna mayor de América cuyo nombre recuerda la estructura de la famosa catedral parisina. Volviendo a la superficie, está la opción de conocer el Delfinario, una instalación ubicada a unos 5 km de playa Rancho Luna, donde distintos delfines hacen su show frente al restaurante que posa sus balcones en el mar.

Dormir y comer en ambas ciudades. Tanto en Santa Clara como en Cienfuegos existe variedad de hoteles en los principales puntos turísticos, como así también, la opción de alquilar habitaciones en casas privadas, dotadas casi todas de baño privado con agua caliente y desayuno.

Para salir a comer, en Santa Clara se recomienda la zona “El Boulevar”, donde además hay tiendas y otros atractivos culturales; los domingos se consiguen los mejores precios en el mercado ‘Sandino’, abierto desde las primeras horas hasta las 2 de la tarde. En Cienfuegos, por su parte, se recomienda probar la comida del hotel “La Unión” y el resto del Yatch Club Cienfuegos, con mariscos y pescados de especialidad, buenos precios y calidad. También está la opción de comer en restaurantes privados, conocidos como Paladares, donde se come por 10 dólares, aunque no siempre la calidad es de lo mejor.

(*) Especial para Perfil.com / Turismo

 

Notas relacionadas

Deja un comentario