BUENOS AIRES / PARTIDO DE PINAMAR

Pinamar, de todo y para todos este verano

Más que por sus conquistas sobre la arena inhóspita, el partido bonaerense mira el futuro con aspiraciones verdes: busca ser un destino para todo el año, desarrollando su perfil ambientalista.

Bonito y lujoso, el Partido de Pinamar tiene una población estable de 26 mil personas, y -según estadísticas oficiales- puede recibir en un solo fin de semana de enero el huracán de 740 mil visitantes. Foto: Diario PERFIL [ Ver fotogalería ]

Por Mónica Martín (Diario PERFIL)

De Neptuno a la Avenida del Mar, de Helios a Los Titanes… vaya si son raras las denominaciones urbanas en Pinamar. Saltan de los peces a los árboles y de los héroes trágicos a los dioses del Olimpo. Es que como las grandes épicas, el relato de este partido, a 349 km de Buenos Aires, floreció sobre la historia de un matrimonio por conveniencia entre la bella de 18 años y el hacendado cuarentón -Felicitas Guerrero y Martín Gregorio de Álzaga-, dos hijos muertos, la viudez precoz, un carruaje extraviado en una tormenta y un caballero heroico -Sáenz Valiente- que pronunció la frase que abrió el corazón: “No tema señora, está en mi estancia, que es la suya”. Pero la bella murió sin brillo en manos de un pretendiente despechado. Luego vino el reparto de tierras entre los sobrinos y, unos calendarios más adelante, los nombres del arquitecto Jorge Bunge y Valeria Guerrero, fundadores de Pinamar SA, gestores de un emprendimiento de elite.

Con las postales de Baden Baden, Biarritz y Brighton en las retinas, domesticaron médanos salvajes con pinos y acacias, y aún cuando ni tren había, construyeron frente al mar el Playas Hotel -hoy modernizado con spa, pero todavía cálido, icónico y aristocrático-, para que las visitas sólo corrieran unos metros hasta refugiarse del sol en las casillas de madera sobre la arena. Un fotograma de Luchino Visconti.

Dicen que la lava germina los bosques más verdes; dicen que las mayores penas inspiran las obras más nobles. Y así fue con la tragedia, atrapada para siempre entre la tupida arboleda de Pinamar. Todo eso se recuerda mientras se recorre el frondoso partido de Pinamar, integrado por Montecarlo, Pinamar, Mar de Ostende, Ostende, Valeria del Mar y Cariló, en donde, en promedio, el metro cuadrado ronda los US$ 1.800. Bonito y lujoso, tiene una población estable de 26 mil personas, y -según estadísticas oficiales- puede recibir en un solo fin de semana de enero el huracán de 740 mil visitantes.

Con nuevo intendente -Pedro Elizalde-, que no renuncia a sus costumbres campechanas (sus propios hijos ayudan a los turistas a montar y desmontar en el palenque Dalmiro), las autoridades vislumbran la flamante temporada: “Ya noviembre fue el mejor de los últimos años, con 87% de ocupación en los fines de semana largos. Las inmobiliarias se comprometieron a no subir los alquileres más de 23% respecto a la temporada anterior y los gastronómicos, 25%. Los cuatriciclos no podrán circular en el casco urbano y se solicitó permiso a Pinamar SA para ingresar a las dunas y tener más control. El objetivo es que Pinamar sea un destino todo el año”, resume Gustavo Sosa, secretario de Turismo, Cultura y Educación.

En esa dirección apuntan varias coordenadas de marketing. El nuevo eslogan del partido -“Respirá Pinamar”- fomenta las actividades de fina estampa, como las ecuestres en la Cacería del Zorro (los que asocian con Ascot acertaron), el polo en el selecto barrio cerrado La Herradura -emprendimiento de Pinamar SA- y las caminadas deportivas por los links verdes -hay varios, inclusive la Isla del Golf, que lotea 49 parcelas-.

Un baño de popularidad aportarán las caminatas energéticas de yoga con la conductora Valeria Varano, las clínicas de tenis, los encuentros literarios, las meriendas en Tante y los paseos por los centros de compras. “Para seguir siendo lo que es, Pinamar nunca dejará de respetar su código urbano, el medio ambiente y el estilo de vida familia. Sin embargo, necesitaría una autopista desde Buenos Aires, un aeropuerto y disponer de mayor infraestructura pública”, sostiene Elsa M. Shaw de Canale, nieta de Jorge Bunge.

DATOS ÚTILES 

  • Alquileres: departamento de 2 ambientes en 1ª quincena de enero, desde 9.375 pesos; casa con dos dormitorios desde 15.625 pesos. En febrero, desde 6.750 pesos y 11.250 pesos, respectivamente.
  • Bus Batea: es turístico, de 9 a 19 horas, gratis.
  • Cabalgatas: 30 minutos, 120 pesos, en Palenque Dalmiro (Zorzal y Cerezo, Cariló).
  • Excursiones: la empresa Turismo Aventura de Mauricio Wenner organiza travesías por la playa en camionetas 4×4, más sandboard, desde 220 pesos; combinado con práctica de tiro, 280 pesos; combinado con tirolesa y tiro, de 3 horas de duración, desde 380 pesos (precios a confirmar).
  • En playa: almuerzo o cena en “El Más Allá”, desd e280 pesos por persona, con servicio de hamacas paraguayas y colchones en la arena.
  • Sport Beach: es un parador náutico de deportes no convencionales, con cuatro instructores y cuatro prefectos controlando las escuelas de kitesurf, pesca embarcada, wave runner, fútbol, vuelos tándem, jetski, etc. El 8 y 9 de enero organizan el Maratón del Desierto; el 10, un campamento de kitesurf y el 25, el de motos de agua. Todo es gratuito. También se planifican eventos empresariales.

Un comentario en “Pinamar, de todo y para todos este verano

  1. Imagine cariló estuvo en estas vacaciones de invierno recorriendo las localidades de Pinamar, Valeria del Mar y Cariló. La concurrencia turística supero las predicciones, y se espera una temporada de verano igual o superior a la anterior.
    Muchas actividades para el turista permiten disfrutar de este hermoso lugar en donde se conjuga bosque y playa. Les dejamos algunas imágenes que capturamos de caminatas, cabalgatas y turismo aventura.

    imagine cariló caminatas

    casa carilo
    Valeria del mar departamentos

Deja un comentario