ESTADOS UNIDOS

Una guía para descubrir los restaurantes favoritos de Barack Obama

Al presidente de EE.UU. le gusta escaparse de la burbuja de la Casa Blanca y disfrutar de los placeres culinarios. Hamburguesas con queso y cenas románticas.

Barack Obama comiendo con el entonces presidente ruso Dmitri Medvédev en la hamburguesería "Ray's Hell-Burger" en Arlington, Virginia. Foto: dpa [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Ideal para:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es un sibarita que frecuenta los restaurantes más selectos de Washington, pero al mismo tiempo, como cualquier norteamericano, adora entrar en un local sencillo a comer una buena hamburguesa con queso. A diferencia de su antecesor George W. Bush, que acostumbraba a acostarse temprano y era madrugador, a Obama le gusta escaparse de la burbuja de la Casa Blanca y disfrutar de los placeres culinarios de la capital de Estados Unidos, ya sea a solas con la primera dama, Michelle Obama, o con amigos de la pareja.

La prensa local sigue de cerca sus rutas culinarias por la capital y ofrece guías de restaurantes para los locales y turistas que quieren comer como los Obama. La cobertura mediática permanente de cada movimiento del mandatario permite saber dónde come o cena cada vez que sale del 1600 de Pensilvania Avenue. Dada su afición a salir fuera a cenar, los ciudadanos de la capital estadounidense ya pusieron el apodo del “Comensal en jefe”, haciendo un juego de palabras con su cargo de Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. Incluso hay un blog (ObamaFoodorama.com) dedicado a analizar lo que comen el presidente y su familia.

En los seis años que lleva en la Casa Blanca, Obama degustó hamburguesas en “Scion”, “Good Stuff Eatery”, “Shake Shack” y la cadena de hamburguesas y perritos calientes “Five Guys”. También ha comprado comida para llevar en la pizzería “Del Ray” en Alexandria (Virginia).  Algunos han criticado al presidente por no predicar con el ejemplo y elegir “comida basura”, en vez de optar por platos más sanos. Y es que precisamente la primera dama es la promotora de la campaña “Vamos a movernos” contra la obesidad infantil y plantó un huerto, con hortalizas que se utilizan en la cocina de la Casa Blanca.

Pero cuando el presidente sale a cenar a solas con Michelle, suele hacerlo a los mejores restaurantes de Washington. Su primera cita fuera de la Casa Blanca, cien días después de que Obama se convirtiera en presidente de los Estados Unidos, en 2009, fue en el restaurante “Citronelle” del chef Michel Richard, un restaurante de cocina francesa en el barrio de Georgetown que cerró sus puertas.

Los Obama también han cenado en “Komi”, el mejor restaurante de Washington según la revista Washingtonian, y en el exclusivo “Minibar” del cocinero español José Andrés, donde celebraron en 2013 el Día de los Enamorados y que aparece el número dos en la lista del top 100 de la gastronomía washingtoniana. Y en 2014, los Obama eligieron otro local de José Andrés para celebrar esa señalada fecha: el restaurante “Oyamel”, uno de los mejores restaurantes de cocina mexicana de la capital.

Su 20 aniversario de boda lo celebraron en “Bourbon Steak”, en el hotel Four Seasons. También fueron a “Tosca”, un restaurante italiano frecuentado por políticos, lobbistas y periodistas, y cruzaron el río Potomac para cenar en el restaurante “Vermilion” en Alejandria (Virginia). En diferentes ocasiones festejaron el cumpleaños de Michelle en el restaurante de cocina americana orgánica “Nora”, en el italiano “Café Milano” de Georgetown o en el restaurante de panasiático “The Source”, del chef estrella Wolfgang Puck y situado en el Newseum, el museo dedicado a los medios de comunicación.

Los restaurantes están encantados con la publicidad gratuita que obtienen cada vez que los Obama visitan un local. El deli “Taylor” imprimió tarjetas para sus clientes en las que se puede ver una caricatura de Obama y del presidente de la Cámara De Representantes, John Boehner, peleándose por uno de sus “hoagies” (sándwich o bocadillo) y donde el presidente exclama: “Finalmente, algo en lo que Boehner y yo estamos de acuerdo”. La Casa Blanca sirvió estos sándwiches en una comida de trabajo con los líderes republicanos.

Las cenas y comidas de Obama fuera de la Casa Blanca no sólo acaparan titulares en la prensa local y nacional, sino incluso en la prensa internacional, sobre todo cuando Obama invita a cenar o a comer a políticos extranjeros. Con la canciller alemana Angela Merkel fue a cenar al restaurante “1789” en el barrio de Georgetown, que ofrece platos regionales de la cocina americana. Con el ex presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, al restaurante coreano “Woo Lae Oak” en Tysons Corner (Virginia). Y con el entonces presidente ruso Dmitri Medvédev a la hamburguesería “Ray’s Hell-Burger” en Arlington (Virginia), que cerró en febrero de 2013. Además, los Obama incluso sirven de fuente de inspiración a los cocineros locales. El chef Spike Mendelsohn ofrece en su “Good Stuff Eatery” la hamburguesa “Prez Obama Burger” y el sándwich “Michelle Melt”.

Deja un comentario