LAKE TAHOE / CALIFORNIA

Lake Tahoe, un refugio Beatle en las montañas de California

Con nieves prolongadas hasta fines de junio y un espejo azul cobalto el resto del año, en el destino top de la Sierra Nevada tal vez usted cante con Paul McCartney.

Squaw Valley. Tiene una iluminación nocturna de alto contraste. La temporada de esquí es extensa y muchos prefieren la práctica vespertina. Fotos: The New York Times / Travel [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Con quién ir: ,

Ideal para: , , ,

Por Finn Olaf Jones (The New York Times / Travel)

Extendiéndose a ambos lados de la frontera entre Nevada y California, el inmenso óvalo azul cobalto de Lake Tahoe, que no se congela en invierno, resalta entre las montañas coronadas con nieve como ojo colosal que contempla al cielo. La mejor manera de llegar es hasta el Aeropuerto Internacional Reno-Tahoe. Una docena de resorts lo rodean, con pistas blancas como cascadas congeladas cortando montañas alineadas de abetos.

Lake Tahoe tiene dos áreas distintivas: el lado norte, con cabañas vaqueras chic, tiendas y cafeterías que miran hacia una tranquila línea costera; y South Tahoe, que reluce con casinos, clubes y elegantes hoteles boutique. Con trampolines y descenso en gomones sobre nieve, Boreal, a 2.225 metros de altura, es un centro de entrenamiento techado sobre una franja panorámica del Paso Donner (el ascenso cuesta US$ 29 y dos horas de descenso en gomón, US$ 34). Los que practican esquí nocturno también tienen otra gran oportunidad los sábados en Squaw Valley, a media hora en auto hacia el sur.

El viejo pueblo ferroviario de Truckee, con su aire hippie de lujo, es el nexo cultural con la Costa Norte. Para los verdaderos sibaritas está el restaurante “Trockay”, sobre la calle principal, con cocina de inspiración francesa (por persona US$ 125 con vino). Camine una cuadra hacia el norte para entrar al centro de la vida nocturna de Truckee: “Moodys Bistro Bar and Beats”. Hay coloridas presentaciones musicales del tipo “pase lo que pase” y Paul McCartney, quien regularmente vacaciona en Tahoe, se ha sumado algunas veces.

Con un laberinto de pistas para esquiar de dificultad media, la sensación fuera de pista de Backside y parques recreacionales extraordinarios, Northstar es lo más amigable para las familias locales. Fue comprado por Vail Resorts y, luego de una inversión de US$ 30 millones hay excelente nieve incluso en un día cálido para esquiar en remera, gracias a máquinas de primera para hacer nieve que se ve como si hubiera salido de una película de “Star wars”. El pase de un día para adulto cuesta US$ 120. Una de las incorporaciones más notables de Northstar ha sido el Ritz-Carlton. Sáquese los esquíes, entre al restaurante “Manzanita” y caliéntese cerca de la chimenea antes de sumergirse en el refinado aunque abundante menú.

La Ruta 89 serpentea hacia South Lake Tahoe. En el ocaso, trate de estar en Inspiration Point, 56 km al sur de Northstar, con vista hacia la Bahía Esmeralda. Desde allí, apreciará los riscos de la isla Fanette como barco fantasma. El antídoto para la vida de deportes de montaña es un paseo desde las calles cubiertas de árboles de South Lake Tahoe hasta cruzar la línea fronteriza estatal de Nevada y entrar en la franja de casinos iluminada con luces neón estilo mini Las Vegas.

Havenly Mountain Resort se extiende a ambos lados de la frontera entre Nevada y California, con excelente terreno variado. Para la que tal vez sea la pista más icónica de Tahoe, esquíe bajo la aerosilla Sky Express, con su amplia exposición directamente hacia el lago. El pase diario cuesta US$ 115. La onda cool californiana viene con acento bávaro en el paisaje post esquí de Himmel Haus. Allí, acurrúquese junto al rugiente fuego para degustar la cerveza teutónica de barril. Es un sitio ideal para intercambiar historias exageradas del día en la montaña.

[Galería de fotos]

Seguinos en Facebook | Twitter | Tumblr | Instagram

Deja un comentario